miércoles, mayo 10, 2006

El francés

Este es un tema que preocupa a muchos y con toda razón. Aparte del factor económico, seguramente el que más influye en la vida diaria acá en Canadá es el del idioma. Contaré aquí mis impresiones y anécdotas, para que se hagan una idea de cómo se siente vivir así.

Siento que la gente me entiende como el 60% de lo que hablo. Me toca repetir mucho. Son dos las razones: 1) Se me olvidó todo el francés que aprendí y todo lo que trato es de hablar como ellos, rápido y todo, para no parecer bobo. Es como un complejo de la transición. 2) Ellos no hablan francés. Empecemos. En la Alianza le enseñan a uno a decir “oui”, UI. Bien, los adultos dicen algo así como OUEP. Los jóvenes, algo así como OUAA. Recuerdan la regla aquella de que a+n, e+n, i+n, u+n suenan como A nasalizada. Nada de eso. “Bien” se dice “Bien”, no “Bia(n)” como diríamos en París. Recuerdan como “fait” se dice algo así como “fe”. Pues no, es como “fai”. De ahí pa’ delante, ni modo. Estoy en la tarea de escribir una lista de palabras, hacer que mis amigos las lean y así construir la nueva tabla de pronunciación del quebequois. La tabla estará disponible en pocos días y se podrá pagar por cualquiera de los servicios disponibles MasterCard, American Express, Money Order, Servientrega, etc, etc.

Durante el viaje, ya les conté, se requiere hablar francés o inglés. Uno se hace entender para decir lo que quiere decir y para preguntar lo que quiere saber. Lo difícil es entender las respuestas, pero bueno, algo coje uno.

La historia del lunes. Cómo perdí una tarde por culpa de la lengua. Tenía cita a la una en el Centro de Integración. Ya les conté como fui con Mauricio desde el sábado para conocer el lugar (como chino chiquito). Un negro, el vigilante, con acento de negro (ellos tienen un acento sin importar el idioma, y perdón para todos mis amigos de esa raza) y en francés, hizo hacer una fila para todos los que tenían “rendez-vous”. Yo entendí que era para los que NO tenían “rendez-vous”. Yo tenía. Primer error. Cuando entendí, pues ya era el último de la fila. No se demoró mucho y nos registraron en un computador. A mucha gente le daban ficha, a otra gente la venían buscando funcionarios. Los llamaban por el apellido. Yo le entendí a la coreana que debía esperar a ser llamado por ni nombre. No sé por qué imaginé que la cita era con un oficial. Fui un momento al baño y cuando regresé, me senté a esperar. Era raro. Ya no había tanta gente. Cuando al rato fui a preguntar que qué era lo que pasaba, preciso, ya habían llamado a todo el “grupo”. Era una sesión en grupo. Ya no podía entrar. A devolverme para la casa. La frustración fue grande. Nueva cita para el viernes. Luego les cuento de qué se trata.

Para instalar Internet me tocó enojarme unas tres veces. En francés, en inglés. Muchas veces no entendí de qué se trataba.

Hablé sobre el tema de la lengua con mis amigos durante la “souper”. Así se llama la comida en la noche. El desayuno, “déjeuner”, el almuerzo “dinner” y si se lleva algo ligero para el trabajo, “lunch”. Efectivamente es mucho más grande y sofisticado “le souper”. Con vino, postre, etc. La conclusión a la que llegamos es que si la conversación es con un extranjero y se hace con formalidad, en forma lenta, pues se entiende más. Yo entendí, por ejemplo, el 100% de esa conversación. Si no, normalmente entiendo como el 40 o 50% de lo que se dicen entre ellos.

En las oficinas, finalmente le entienden a uno el francés, pero es obvio que saben que uno no es de acá. Una señora decidió cambiarse hoy al inglés como un reflejo automático ante alguien que evidentemente habla otra lengua.

En conclusión, creo que vale la pena venir lo mejor preparado posible. El oído, no hay forma de prepararlo en Colombia, a menos que uno tuviera un amigo o un profesor quebequois. La jerga y la forma como pronuncian realmente es diferente de cómo lo hacen en Francia. Trataré de construir una tabla de equivalencias de pronunciación, para poder tenerlo como claro. Si lo logro, prometo que la publico.

En la próxima, detalles sobre la vida en Canadá, la vida en familia, las casas, etc.

5 comentarios:

  1. francisco londo;o10:47 p. m.

    hola juan diego,
    maravillado con tu experiencia en esas tierras lejanas. muy seguramente cuando algunos de nosotros estemos por all'a nos parecer'a que ya hemos recorrido ese camino. esta gran oportunidad que nos brindas es 'unica, este contacto atraves de esta p'agina y el saber que contamos con una persona tan comprometida con nosotros que iniciamos este proceso, nos hace acelerar todo lo referente a la solicitud.

    inmensamente agradecido por este nuevo impulso que nos das y el cambio tan profundo en nuestras vidas a que todo esto conlleva, porque indudablemente todo empieza a girar en torno a esta nueva propuesta de vida.


    gracias y mil gracias

    francisco londo;o

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:45 a. m.

    Hola Juan,

    He leido con fascinacion todos tus articulos, el último en verdad me ha encantado....creo que el trabajo que estas haciendo en este blog es muy trascendente para todos que te leemos. Tienes toda la razón cuando elabores el diccionario quebecois tienes que
    vas a tener que comercialzarlo va a ser toda una joya.
    gracias por compartirnos toda esa informacion tan valiosa.

    Juan Carlos Giraldo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:07 a. m.

    Hola Juan Diego, aca estamos en combo en la Alianza leyendo en el computador en el que te sentabas (que es super rapido)te acuerdas? y desatrasando a todos los de la clase de tus experiencias, todos encantados, no pienses que no te leemos, asi no coloquemos comentarios TODOS estamos a la expectativa a diario, ya nuestra tarea es actualizar tu pagina a cada momento, por favor es muy importante leer todo lo que escribes.
    Te Queremos, te extrañamos mucho y te acompañamos y te seguimos siempre.

    Maryit, Felipe, Alexa, Alex, Adriana, Juana, German y Gustavo.

    ResponderEliminar
  4. Cindy Zapata y esposo12:05 p. m.

    Hola Juan, te agrdezco la informacion, pues tu dedicacion a este blog nos informa,pues mi esposo y yo estmos guardando cada un de las cosas que escribes como manual.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:55 p. m.

    Enhorabuena decides apoyar a los demas emigrantes con una herramienta para perfeccionar el francés.

    Gracias

    William M

    ResponderEliminar