viernes, mayo 26, 2006

El fin de semana

Que pena que los tengo medio olvidados. Bueno, son tantas las cosas para contar que seguro se van a sentir recompensados por la espera.

Empecemos por el fin de semana. Me fui para la casa de mi amigo Lenin. Él está casado con Betty, de Pereira, y tienen una bella bebé llamada Angélica. Tengo el palito para que me traten bien. Allá sí que me sentí como un rey. Ellos tienen una historia muy linda como pareja.

Mi amigo está montando una discoteca cheverísima de música latina. Se llama "Pa' mis amigos". Estaba en el tema de la adecuación. Él es muy bueno para los negocios y espero que le vaya super bien.

Es tan querido mi amigo que el domingo decidió que nos fuéramos para la ciudad de Québec. Yo, ni corto ni perezoso. Me pareció una oportunidad espectacular para conocer. El viaje, super largo. Son un poco más de 2 horas de camino. Lo difícil es que la autopista es igualitca por todas partes y la velocidad siempre es alta. Me daba pena con él que manejó todo el camino. Nos perdimos un rato, pero pudimos retomar el rumbo. El clima, medio malo. Mucha lluvia.

Les tengo las fotos. Van sin explicación. Casi no me acuerdo qué es qué. Les toca a ustedes observar. Yo estoy en casi todas, así que tienen que encontrarme. De Québec debo decirles que es como la Cartagena colombiana. Empezando porque es la ciudad más vieja de Norteamérica, fundada en 1607. Ha sido el centro de las guerras entre ingleses y franceses. Precisamente sobre este tema he olvidado contarles que aprendí que nuestro máximo patrón en Canadá no es patrón sino patrona: Misiá Elizabet II, reina de Inglaterra... y de Canadá. Nunca había podido encontrar en la historia cuándo diablos es que se había liberado Canadá del europeo de turno. Ya sé porque nunca encontré el dato. Nunca se han liberado. Somos una colonia inglesa!

Bueno, no más cháchara. Van las fotos.

No soy capaz de no comentarlas. Arquitectura europea. Nunca me imaginé admirándola, pero qué belleza!
Una fuente con una escultura bastante moderna. No el de los jeans. La que está en el agua!
Ahora en el viejo Québec. Tal vez el sitio más fotografiado. Ojo que es una pintura, no un edificio.


El mismo, en su parte baja.

Una calle comercial. Bella!
Una plaz con algún prócer de estatua.
Un castillo hermoso que ahora funciona como hotel. Está en lo alto de una montaña. (No saben lo que me costó hacer la eñe)
Valía la pena otro ángulo.
Samuel Champlain, fundador. Por ahí ando yo.
El río San Lorenzo o Saint-Laurent como lo llaman por acá. Testigo de las guerras. Se supone que este sitio es muy cerca a la desembocadura al mar.

Otro famoso. De la iglesia. Abajo, sometidos, plebeyos y amerindios. No muy lejos del presente, no?
Otra calle bella. Super comercial. Hay que bajar bastante. Las calles son estrechas y adoquinadas.
Una plaza en lo alto. Sólo para la arquitectura.
Sin palabras.
Los cañones de la guerra. Se supone que los franceses se defendían. Parece que no lo hicieron suficientemente bien. Los quebequenses dicen en las placas de los carros "Je me souviens". Se refieren a la guerra?
Viaje de regreso. Llamada de la abuela. Angélica está de verdad hablando. O contestando un mensaje email? Ya no recuerdo. Tiene casi 3 años, pero su personalidad está lista.
Mi amigo Lenin me llevó hasta el chalet, el lunes festivo. Este es el lago Stukeley del que les debía fotos.
La estrella también en el lago. El bote es de Jocelyn y un grupo de amigos, al igual que el terreno.

El sitio para el picnic. Algunos chalets du domaine des étoiles, al fondo. Un muelle, botes, tal vez.

1 comentario:

  1. Anónimo5:46 p. m.

    Espectacular el paseo que nos acabas de dar, la forma en que nos comentas todo hace que nos traslademos y caminemos a tu lado. Dios te Pague.

    Maryit, Felipe, Alexa y Alex.

    ResponderEliminar