domingo, abril 23, 2006

T menos 4 días

Por estos días todo tiene que ver con las despedidas. Mucha actividad social. Por supuesto siempre hay un par de trámites legales aún pendientes.

Aprovecho el espacio para agradecer a mis amigos por la despedida-cumpleaños que me organizaron el día de ayer. Estuvo espectacular. Nunca me imaginé semejante celebración. Pronto publicaré las fotos, si es que me las regalan. Algunos amigos faltaron y quiero decirles que los extrañé. No sé si tengamos otra oportunidad para despedirnos. Igual, allá los espero a todos.

A la líder de ese cuento debo decirle que ha hecho muchas cosas que hacen completamente innecesario que diga realmente lo que siente por mí, simplemente se le nota y eso me hace feliz.

Sobre el dinero. Recomiendo (y aquí algún economista podría contradecirme sin problema) comprar dólares americanos y no canadienses. Es claro que en nuestro mercado abundan mucho más los dólares americanos y por tanto su precio debe ser mejor que el de los canadienses. Una vez se llegue, pues se compran dólares canadienses, que deben ser mucho más baratos, pues allá hay muchos. No se deben llevar más de US$10.000, pues la ley no lo permite. Si tiene más dinero, déjeselo a alguien de confianza que se los pueda enviar más adelante mediante un giro o con transferencia de cuenta a cuenta. Muchos bancos colombianos ya ofrecen el servicio de traslasdo de dinero desde una cuenta de acá a cualquier cuenta de cualquier banco en el exterior.

Air Canadá publica una limitación para el equipaje. Sólo se pueden llevar, por persona, máximo 2 maletas donde ninguna supere los 23 kilos y cuyas medidas de ancho, profundidad y alto sumadas no superen los 1.58 metros. No tengo ni idea sobre qué tan estrictos sean con estas reglas.

Sentimientos. Tal vez lo que se siente es mucho cansancio. Uno ya quiere que el tema deje de ser la emigración. A mí me hace mucha falta tener MI CASA, mi hogar. Ya son varios meses de andar de allá para acá y sin forma de quedarse quieto ni construir nada. Ese es tal vez el mayor afán. Como es una nueva vida, pues que comience ¡ya! Según se lee, parece que para poco sirve la experiencia colombiana y para poco sirven los títulos. Como que el comienzo de la nueva vida fuera un total recomienzo, incluyendo volver a estudiar y volver a adquirir experiencia. En mi caso, no me molestaría encontrarme en una actividad completamente diferente de mi carrera e incluso empezando otra profesión completamente nueva. Ya no se trata de la meta, sino del camino. Todo lo que necesito es que en Canadá el camino sea agradable y seguro. Nada más.

Piense un poco en que ya no podrá cantar en voz baja la canción conocida y pegajosa que suena en el bus. Los chistes que se sabe, ya no sirven. Si se queda sin plata, ya no puede llamar a su papá a que le ayude (me refiero a que le preste $20.000 hasta la quincena).

1 comentario:

  1. Hola m nombre es erika y soy Cartagenera, a penas ahora estoy empezando en este proceso y me tope con este blog en mis busquedas constantes de informacion. Se que quizas a estas alturas ya estaran mas que adaptados y ni tendran el suficiente tiempo para revisr el blog, pero quiero primero darte las gracias por tomarte la molestia de compaRTIr estas experiencias copn unos completos desconocidos y segundo, basandoime en esta publicacion que hiciste, deberias considerar convertirte en escritor. en serio lo haces muy bien. Sin mas, quizas deje alguna otra nota a traves de la lectura. au revoir

    ResponderEliminar