domingo, agosto 13, 2006

Chrysler Sebrin 2006

Llegaron mis amigos Diana y Edwin de Colombia. Estuve super feliz. Ellos también llegaron felices. Al principio más cansados que felices, pero hoy bastante contentos ya.

El viaje estuvo bien excepto por la incomodidad. Parece que es mejor viajar en buses lecheros a Chiquinquirá que en los aviones de Air Canada. Yo también los recuerdo un poco estrechos. Claro que a mí me tocó una nave pequeña, de las que tienen apenas dos hileras de sillas. Ellos venían en una grande con 3 hileras, pero igual parece que quedaban casi sentados de lo estrechos. No pudieron dormir y de ahí el cansancio.

Tomar un taxi hubiera costado entre 45 y 50$, así que decidimos alquilar un carro por un día y aprovecharlo para mostrarles un poco la ciudad. Hay como 5 o 6 compañías, todas ubicadas en el aparcadero del aeropuerto (parece que todo estuviera dedicado a la renta de carros). Qué se necesita para alquilar un carro? Un permiso de conducción y una tarjeta de crédito, es decir, ser gente. Ni siquiera con dinero en efectivo es posible hacerlo.

Nos adjudicaron un carro muy bello y moderno, color rojo, marca Chrysler. Vidrios eléctricos, air bags, frenos ABS, control de velocidad, radio-CD, etc. 89$ el día, incluidos todos los impuestos y todos los seguros por si las moscas. El carro lo entregan tanqueado y así se debe devolver. En el caso de mis amigos casi no había espacio para las maletas. Aunque la bodega era grande, las maletas lo eran más. Afortunadamente ellos no tienen hijos.

Han oído esas historias sobre las grandes autopistas norteamericanas donde si uno se pasa una salida, pues se pierde y retomar el camino es un camello? Pues tomamos una autopista, la 20 creo, camino a Montréal, y en una salida yo ya estaba enganchado en el carril equivocado y fuimos a dar a otro camino, en dirección a La Prairie. Tal como le cuentan a uno que pasa. La ciudad se nos alejaba hacia atrás y por la izquierda pero yo tenía la esperanza de encontrar una ruta que cruzara y nos redirigiera al centro.

Paramos a preguntar y un señor quebeco de un taller, muy amable nos reorientó, nos dijo que regresáramos por donde veníamos e incluso les dio una calurosa bienvenida a mis amigos. Parte del carácter de la gente de acá.

Dimos una vuelta por el centre-ville y pasamos por mi casa para consultar un mapa. Dejamos las maletas en la casa de Sandra y Juan Diego, donde ellos iban a pasar el fin de semana. El tour fue relativamente corto. Estuvimos en Mont-Royal, la única montaña de Montréal, cerca de mi casa, desde donde pudimos divisar un panorama bello de la ciudad. Luego fuimos al Parque Jean Drapeau, a la Ronda y de allí a Longeuil. Los llevé hasta Varennes, donde viví a mi llegada.

Comimos italiano en Mike's. Les gustó mucho. Es un excelente sitio por la calidad y la cantidad. Además el ambiente es muy agradable.

El único estrés fue causado por el parqueo del carro. Acá es necesario hacer un curso de unos 3 o 4 semestres sólo para entender las señales de "prohibido aparcar". "Prohibido aparcar, de 13h a 14 h, lunes y jueves, del 1 de marzo al 1 de diciembre. Excepto vehículos autorizados, residentes permanentes con permiso" y cosas así. Lo malo es que eso dice un cartelito en un sitio de la calle y otra cosa dice otro cartelito a 50 metros sobre la misma calle. De dónde a dónde? Quiénes son los residentes?

Al otro día, sábado, fuimos al Vieux Port. Muy bello. Yo ya lo conocía de pasadita con María Isabel y Alain. Luego, tanqueamos, 23 litros, 23$, un cuarto de tanque, y entregamos el carro. Afortunadamente ninguna sorpresa, ningún costo extra.

Hoy domingo fuimos todos con Diana y Javier, Adriana y John y con los bebés al Buffet Chino, en el Quartier Chinois. Bastante rico. Uno se come todo lo que quiera por menos de 10$. Uno se puede servir y servir y servir, sin límite alguno. Con agüita, eso sí, para que la cuenta no se dispare.

No me sentí bien de salud y tampoco mucho de moral, así que los dejé solos. Entiendo que caminaron el Vieux Port y que les fue bien.

En realidad ellos fueron los que quedaron acompañados. Yo fui el que quedé un poco solo el resto de la tarde. "Mi soledad y yo", dice Alejandro Sanz, mientras le doy clic a "Publicar le mensaje".

2 comentarios:

  1. Los "Residentes" son personas que viven en la zona. Al registrarse como arrendatario o propietario de la zona, tiene la opcion de adquirir una tarjeta de parqueo para la zona aledaña. En algunas ciudades se paga por dicha tarjeta, en otras es un derecho desde que se tengan los impuestos al dia.
    En cuanto a que los documentos para alquilar un auto sean licencia de conduccion y tarjeta de credito no creo que sean tanto por el lado de ser "gente". La licencia de conduccion...bueno se cae de su peso. Y la tarjeta de credito es para que ellos tengan un respaldo para poder cobrarle cualquier eventualidad. Por ejemplo lo de la gasolina: si ud no regresa el tanque lleno, no hay lio ellos lo llenan, y le cargan a su tarjeta el costo de la gasolina, eso si tengalo por seguro que sera la gasolina mas cara de la ciudad. Si hubiera pagado en efectivo el aquiler y no lo devuelve con el tanque lleno? Y al momento de devolverlo no tiene efectivo? La tajeta de credito obvia muchos inconvenientes.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:37 p. m.

    Hola a:

    Juan Diego y todos los visitantes de esta pagina.

    Estoy seguro que todos los colombianos residentes en Quebec tienen muchas historias para contarnos. lo mismo aquellos que van llegando, bueno ser'ia que nos contaran paso a paso sus dias en Quebec.

    Francisco Londono

    gracias a todos

    ResponderEliminar