viernes, abril 20, 2007

Le printemps!

Estoy en Québec, escribiendo mientras espero la hora de salida del bus. Me quedan más de 40 minutos. A ver cuánto alcanzo a hacer.

Una semana bastante movida. El miércoles, que creo es el día en el cual dejé la historia, en la noche, encontré un mensaje de Mme. Sophie no se qué. De una empresa llamada S-One Canadá. Que la llamara. Nunca la encontré. Boîte vocale tout le temps (Se dice más o menos así: buatvocal toultam).

El jueves, con sólo amanecer fue el caos. Yo tenía oficios que hacer, que la ropa, que no se qué y contaba con poco tiempo porque debía salir a medio día para llegar a la cita de la 1.30 en PROMIS.

Me entró una llamada de alguien que dijo era de la empresa CGI (me imagino que mis buenos lectores arrancan a buscar las empresas que menciono para saber qué es lo que hacen). La señora me preguntó que si tenía tiempo para una pequeña entrevista. Claro, con mucho gusto. Después de preguntarme muchas cosas y entre ellas varias técnicas, me dijo que ella iba a pasar mi hoja de vida, algo así como que la iba a rotar en la empresa, para ver si alguien necesitaba a una persona con mi perfil.

Yo ni recuerdo haber enviado nada a CGI. Luego vendrá la explicación.

No recuerdo (y como no tengo Internet) si ya les dije que tenía cita el viernes con la gente de Open Pole en Québec.

Tenía decidido llamar a Laurence, la persona que Amélie de PROMIS me había dicho que contactara en Québec. En lugar de ello, fue ella quien me llamó y me fijo una cita para el viernes también, 12 del medio día, aprovechando mi viaje.

Otra llamada. Un señor no se qué (uno no les entiende los nombres) de una empresa que luego averigüé se llama Plumbus Inc. Esta es la hora que no tengo ni idea qué hacen. El tipo me habló en inglés y me preguntó que si tenía tiempo para una entrevista. Claro, con mucho gusto. Ya había transcurrido algunas preguntas cuando le dije que también hablaba francés, imaginando yo que simplemente el tipo tenía el complejo canadiense de que los mexicanos, además de hablar mexicano lo único que medio balbuceamos es el inglés. Que no. Que en la empresa sólo hablaban inglés.

Que el me iba a enviar las coordenadas de la empresa para que yo lo llamara y le dijera si podía llegar hasta allá. Yo le dije que claro, que no había problema que yo podía tomar un bus y el metro. Él dijo que no, que él me enviaba el correo en 10 minutos y que yo lo llamara. Que el necesitaba entrevistarme ese día o el siguiente (jueves o viernes). Yo le dije que no era posible, que yo ya tenía entrevistas para ese día (con PROMIS, pero entrevista al fin y al cabo) y que el viernes viajaba para Québec. Que si quería el sábado o el lunes, que con mucho gusto.

El correo llegó. La dirección, una cualquiera en Montréal, donde puede uno llegar en bus, metro o caminando. Nada del otro mundo. Le contesté que perfecto, que si podía llegar, que incluso tenía a disposición el carro de mi amigo. Pero que no podía sino el sábado o el lunes. Que qué pena.

Hasta el momento no he recibido respuesta. Yo olvidé que tenía era que llamarlo. Lo intenté al final de la tarde y el número que había dejado parecía ocupado o malo.

Luego, otro mensaje en el teléfono. Creo que era de CGI. Yo me tranquilicé por lo que ya había hablado con ellos. Error.

Casi no salimos de la casa. Todo el mundo a las carreras y con el ambiente algo tenso. Mis amigos iban a ir a mirar otra cerámica para el baño. Sí. Llevo ya no sé cuantos meses sin una ducha, por lo menos no en la casa.

En PROMIS, un poco cansona la charla pero con un tema interesante. El programa PRIME. A los inmigrantes, recién llegados, que nunca hubieran obtenido un empleo en su área, Emploi-Québec les da una carta que dice que son admisibles al programa. Con la carta, uno puede hablar con los empleadores y contarles que aunque uno no tiene la experiencia canadiense, uno cuenta con la carta. El programa da 3 beneficios al empleador: 1) El gobierno paga la mitad del salario de uno, durante 6 meses. 2) El gobierno paga una suma de dinero en capacitación para que el empleador lo ponga a uno afilado en el tema que necesite. 3) El gobierno paga el salario de una persona que lo puede acompañar a uno en el proceso de adaptación al nuevo medio y cultura de la empresa.

(Ya me subí al bus)

Este programa es ideal, especialmente para empresas pequeñas y medianas sin mucho presupuesto. Resulta ser un gancho excelente para competir contra los quebecos. El empresario sin mucho recurso va a preferir el billete.

Al final de la tarde me fui para la casa de mis amigos Miguel y Ana María en Longueil, para tomar un baño (bueno, para saludarlos también, claro). No estaban. Miguel llegó con Adelina como a las 5.30 p.m. Nos pusimos a charlar y se me pasó lo del baño (no fue intencional, no vayan a pensar mal).

Estando en la casa de Miguel, encontré un correo de Laurence donde me decía que leyera más abajo. Era un correo de Mme. Geneviève Moreau de CGI en el que le decía a Laurence que no me había podido encontrar, que me había dejado un mensaje en el contestador del teléfono. Que le hubiera gustado poder coordinar una cita para el viernes, debido a mi viaje. Obviamente estaba enterada de todo.

Solo atiné a enviarle un correo a Laurence, porque ya era muy tarde y no encontré a nadie en las empresas.

A las 7.00 p.m. tenía cita con mis amigos Jocelyn y Brigitte para ir a comer a un restaurante en Longueil y por eso había decidido lo de la visita casi forzosa a casa de Miguel y Ana María.

Casi no nos encontramos porque en el metro de Longueil cambiaron el sitio para tomar taxis. Maxim, el hijo de Jocelyn también vino.

El restaurante, perfecto. Tailandés y no se qué más. Por 18.95 $ uno podía todos los platos que quisiera, de un menú como de 50. Todos los que uno se pueda comer. Todos excelentes, el Pollo General Tao, el cerdo agridulce y unos espaguetis fabulosos medio dulzones pero finalmente picantes, espectaculares. El vinito blanco, apenas para entonar.

Resultó que la comida tenía un motivo y yo no sabía. Ma fête d’anniversaire. Fue una grata sorpresa porque hacía mucho que no nos veíamos y no me imaginé que se iban a acordar y menos que lo quisieran celebrar. Regalo, tarjeta y todo. Fue muy rico verlos y hablar algo de quebecois con ellos. Nos reímos muchos. Espero que tengan por mí siquiera la mitad del afecto que tengo yo por ellos.

Viernes en la mañana. Viaje a Québec. Es increíble como cambia el clima de un día a otra. Parece otra ciudad. Yo, vestido completamente diferente. Sin guantes, ni bufanda, ni manteau. Solo el traje y la corbata.

Otra que me salió de chiripa. Cuando me vinieron a buscar los de Open Pole a la estación de bus, yo estaba en el teléfono cuadrando la cita con CGI. El tipo me escuchó fijando la hora y todo y hasta se puso incómodo y me hizo señas de que me esperaba afuera. Fue excelente. Es bueno que vean que uno no se está muriendo de hambre aunque así sea. Que llueven las ofertas.

En Open Pole, todo perfecto. Resulta que el que me recogió es socio de la empresa. Su otro socio, hagan de cuenta Bill Gates, pero chiquito, más joven quiero decir. Todo un nerd, con las gafas y todo. Tienen una empresa pequeña, con 15 empleados en pleno crecimiento, parece. Yo soy el candidato que buscan, pero necesitan ajustar mi CV, porque parece que lo tienen que meter dentro de una oferta para una empresa pública. Yo dije que OK, porque finalmente pienso que es responsabilidad de ellos. Son sólo pequeños ajustes para que mis conocimientos en Java se vean soportados en más proyectos que los que aparecen. En fin.

Finalmente me presentaron a Jean François, quien parece ser el genio de la empresa. Me hizo bastantes preguntas técnicas, pero creo que me desenvolví bastante bien.

Al final se despidieron, me dejaron tarea (tengo que hacer un diagrama de clases de un juego de ajedrez, para aquél que lo tenga listo y me quiera echar una mano). El socio que me recogió me llevó hasta el centro de la ciudad. Él está más convencido que Louis, el joven. Sin embargo, estoy seguro de que ambos quedaron descrestados.

Durante la entrevista, les mencioné a Laurence, a quien conocen, y a CGI. Entonces una de las preguntas obligadas fue si yo preferiría trabajar con una empresa grande y monstruosa como CGI o con una pequeña y familiar como la de ellos. La respuesta fue: con una pequeña, con ambiente familiar como la de ustedes, donde uno pueda crecer con la empresa, por supuesto.

(El bus arrancó)

Mi conclusión, la que más tarde ratificó Laurence, es que debo tomar el puesto de Open Pole, sólo si no aparece nada más. Seguro ellos no van a ofrecer gran salario ni grandes prestaciones y de hecho la empresa en sí es medio atrevida y exploradora, así que cualquier cosa le puede pasar.

Al medio día me reuní con Laurence. Me preguntó que si estaba preparado para la entrevista de las 2 p.m. con CGI (ya sabía). Aunque le dije que sí, igual me hizo una chiquita para asegurarse.

Muy querida y muy profesional. Vale la pena contactar a este tipo de organismos. Me hizo algunas recomendaciones para el CV, las que yo acepté con todo gusto porque se parecían a algunas de mis conclusiones de la semana.

CGI. Creo que fue la mejor entrevista de la semana. Estuvo perfecta. Revisamos todo el CV. Me estaba enredando un poco con las fechas. A ellos les sorprende mucho que mientras que uno estudiaba, también trabajaba e incluso daba clases por ahí, como me ocurrió en algunas épocas de mi vida. La respuesta es que Colombia no es Canadá y hace falta trabajar y moverse mucho para poder medio salir adelante.

La entrevista fue dirigida por Mme. Moreau y un muchacho relativamente joven llamado David. Hizo las preguntas técnicas, todas, sin ánimo de corchar. Sólo quería verificar. Creo que entendió mi espíritu respecto de la informática. A la despedida me dijo algo como “hasta pronto, espero”.

Mme. Moreau, quien también es demasiado joven para llamarla Madame, se quedó conmigo contándome de los beneficios de la empresa. Realmente atractivos. 3 semanas de vacaciones en el primer año, organización plana, parqueadero aún para los fines de semana, fondo de 600$ para necesidades médicas no cubiertas, seguro de medicamentos y otros más.

Quedé de enviarle los datos de personas que me puedan referenciar. Tomó copia de mi licencia de conducir. Firmé la autorización para verificar mis antecedentes judiciales y mi crédito.

Estoy optimista. No porque crea que ya conseguí un empleo sino porque veo que hay oportunidades.

(Esta vaina se conectó a Internet durante dos segundos. Seguro alguna red por aquí. Aún no salimos de la ciudad)

Tengo que hacer la tarea para Open Pole, enviar las referencias a CGI, actualizar el CV y enviárselo a Laurence.

El lunes tengo cita individual en PROMIS. En la mañana pienso ir a Emploi-Québec a pedir el PRIME.

Mucha cosa. Después no digan que no les cuento hartas cosas.

Il fait beau. Ça fait du bien (dice mi amigo Alain).

(Acabo de llegar a la casa)

Encontré un mensaje de Taleo. No hay empleo. Había olvidado contarles que Covansys tampoco funcionó.

3 comentarios:

  1. Anónimo9:43 p. m.

    un amigo trabajo en java aca en montreal ,pero se los comian los impuestos , se fue a alberta, aca en cgi fue y le dijeron que no por el frances no hablaba ni el puis, se mudo a alberta y en 2 semanas lo contraron en cgi alberta, los salarios estan muy buenos y las prestaciones tambien, pilas a cgi.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:42 p. m.

    Un saludo especial desde Sherbrooke Juan Diego. Adelante con esos proyectos de búsqueda de empleo, veo que te han resultado bastantes entrevistas, cosa que me alegra mucho. Ya verás que pronto resultará alguna oferta bien atractiva. Sigue insistiendo y verás los resultados.

    Harold.

    ResponderEliminar
  3. MARYIT Y FELIPE1:06 a. m.

    Bueno, el panorama de ofertas esta pintando muy bien y se nota que te estas moviendo demasiado, asi se hace carajo!

    Maryit y Felipe

    ResponderEliminar