miércoles, julio 12, 2006

El resto de la semana

Me tocó hacer otro artículo. El anterior estaba quedando muy largo.

Ahora sí viene un resumen de la semana.

El lunes lo utilicé casi todo en mi trasteo. Encontré otra habitación en el centre-ville, en un barrio muy exclusivo llamado Plateau Mont-Royal, en el costado norte del parque que tiene el mismo nombre y que ustedes encontrarán muy fácilmente en los mapas. La habitación es en la casa de una señora colombiana, dedicada al negocio de la administración de propiedades.

Aprovecho para contestar una duda de un lector. Hasta ahora yo no he firmado ningún papel de contrato. Claro que una cosa son las habitaciones… Creo que en general no hay mucho problema para encontrar vivienda y que los contratos son relativamente sencillos. No existen las pesadillas de fiadores ni cosas de esas. Sí creo que es más fácil cuando uno es recomendado y cuando se tiene empleo. Aún no tengo esa experiencia.

El cuarto es pequeño, pero la casa es muy agradable. Viven colombianos y un par de hermanos mexicanos. Aunque el sector es exclusivo, no es nada suntuoso. Es cerca de una zona muy comercial también.

El trasteo, súper agotador. Decidí hacerlo en bus y en metro. En total fueron 4 viajes. No hago sino pensar en qué es lo que voy a hacer en caso de regresar a Colombia. De dónde saqué tanta vaina?

Hoy, miércoles, ha sido un día bastante productivo. En la mañana fui con mi amigo Javier, su esposa Diana y la bebita, Manuela, a la empresa donde él trabaja. La idea era hacer una aplicación para conseguir un trabajo en limpieza de oficinas. El palancazo, que aquí es visto como perfectamente normal y casi la mejor forma de conseguir un trabajo, es otra colombiana, jefe de equipo de Javier.

Al medio día fui a un centro en Angrignon para inscribirme en un curso de francés a tiempo parcial. Un profesor con muy buen acento me hizo una evaluación de minuto y medio y me dejó en el nivel intermedio. 4 colombianos, 2 mexicanos, una turca y una libanesa. El curso bastante bueno y animado. Buena la metodología y bueno el profesor. En tiempo de verano, creo que el horario va a ser de 12.45 pm a 3.45 pm, de lunes a miércoles. Al final, el profesor me encontró en mejor nivel del que pensó, pero ambos coincidimos que nada perdía quedándome para revisar algunos conceptos y practicar algunas bases.

Una de las colombianas está casada con un quebequense que recién perdió su empleo en un recorte y está trabajando por su cuenta como programador. Ella me invitó a un BBQ para el día de mañana en su casa, para poder conocer a su esposo. Espero salga algo de ahí.

Al regresar a la casa en la tarde, recibí un mensaje que decía que mañana debo recoger mi uniforme para la limpieza. En primera instancia, parece que tengo trabajo. Entiendo que debo hacer unos reemplazos a partir de la próxima semana.

Una buena semana, creo: nueva casa, inicio de estudios, probablemente un trabajo. No me quejo.

Acabo de enterarme que soy hombre libre, de nuevo.

Es buen momento para contarles que decidí no traer a mis hijas, como estaba previsto para el 3 de agosto. No es precisamente un tiempo de estabilidad, no tengo un lugar para alojarlas, no es prudente empezar un trabajo pidiendo permisos. Me queda la tarea de saber qué pasará con las visas de ellas.

No es pequeño el hueco que siento en el corazón. La próxima vez que voy a ver a mis nenas se convierte en una completa incertidumbre. Mi papá dice que por ahora lo importante soy yo. Estoy apostándole un poco a eso.

6 comentarios:

  1. Anónimo2:14 p. m.

    Hola Juan Diego,

    En ocasiones me quedo preocupado con las cosas que te suceden y ahora más cuando dices que no descartas tu regreso a Colombia, esa es una frase que viniendo de vos, me deja preocupado, sobretodo cuando repaso tus palabras cuando faltaban 13 días para realizar tu viaje a Quebec: "Definitivamente la decisión es tan radical que el regreso está descartado. Como se trata de otro mundo, pareciera como si uno se va de éste y jamás podrá ni volver a él ni saber nada de él (como se supone ocurre en los agujeros negros)."

    Un saludo y mucho ánimo que cuando menos lo esperes, aparece una gran oportunidad.
    IVAN R

    ResponderEliminar
  2. Nosotros8:17 p. m.

    Grandioso, las cosas tienden a mejorar, no todo puede ser malo y esta semana lo demuestra, ojalá las cosas marchen bien en el nuevo trabajo, las clases pueden ser un desestresante y lo de las niñas aunque doloroso, cuando sea el mejor momento las cosas se darán, animo que tu eres nuestro aliciente. Cuidate, te queremos, te acompañamos y quedamos en pausa a la espera de mas noticias.

    Maryit, Felipe, Alexa y Alex

    ResponderEliminar
  3. Hola Juan...hace días no te encuentro en gmail pero al leer me doy cuenta porqué..andas muy ocupado dando volteretas de las buenas y consiguiendo trabajo. Bien por esa...pues por algo se empieza. Muchos éxitos!!!!
    p.d.Estoy de acuerdo con tu papá.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:32 p. m.

    Mijito a escuchar la palabras del viejo (Jaime H)

    Animo, cuenta conmigo para lo que necesites de aquí.

    William M.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:17 a. m.

    Juan,

    Nos gustaría saber si son costosos los cursos de francés en Quebec, si los horarios son flexibles, si el lugar donde los dan queda lejos de tu residencia y cuales han sido tus impresiones del curso que has tomado...

    ánimo,

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:24 a. m.

    Desde aquí te envío una píldora contra la ansiedad. Hay que darle tiempo al tiempo, sin perder el tiempo. Considero muy acertado que estés abriendo tu circulo social, al inscribirte en otras actividades como lo es el curso de francés. No pierdas la concentración, constancia es la consigna.

    ResponderEliminar