sábado, noviembre 27, 2010

Mi amiga Ángela trabaja como enfermera y me cuenta que el departamento de ella estaba lleno ayer. Que los doctores operaron hasta las 3 de la mañana. Fracturas. Por montones. La gente llegó tarde al trabajo, muchos niños no fueron al colegio.

Verglace. Ese es el nombre. La météo anuncia que va a caer verglace. No estoy seguro de que caiga. Lo que se me ocurre es que cae agua, pero por culpa de que la temperatura está alrededor del cero, esta agua se congela. En el suelo. Resultado: pistas de patinaje por todos lados.

La fortuna me acompañó. Un poco. Bajé las escaleras de mi casa (unos 6 escalones construidos con cemento) y fui a botar algo de basura y a sacar el reciclaje. Cuando ya estaba abajo y a punto de ejecutar mi tarea pasó como suele pasar. Uno no se da cuenta hasta que ya va en el aire. Caí estrepitosamente sobre mi costado izquierdo. Pierna, cadera, tal vez el brazo, no estoy seguro pero parece por los dolores que amanecen hoy conmigo.

¿Por qué un poco de fortuna? Pues sólo cuando estaba en suelo caí en cuenta de que algo pasaba. Y por supuesto tratando de ponerme en pie descubrí que alguien le había puesto jabón al piso o algo así. Fui afortunado porque pude haber caído bajando las escaleras. También estaban jabonosas pero sólo lo constaté cuando regresaba a la casa.

Camino al paradero pude ver cómo los carros patinaban tratando de arrancar. Y cómo la mayoría de los conductores tenía que frenar varias decenas de metros antes de lo acostumbrado.

Es la etapa bonita. La del principio del chiste del canadiense. Cuando la nieve parece bonita. Cayó un poco el 30 de octubre cuando le festejábamos a Victoria sus 2 años. Otro poco ayer y hoy ya definitivamente. Está nevando y el sentimiento es chévere. Como al principio del chiste, claro está.

Me ha dado por la verraca nostalgia. Especialmente por recordar la gran cantidad de amigos que hice durante el proceso o los que conocí luego a medida que fueron llegando. Pero la nostalgia es por los ingratos. La inmensa mayoría. Uno no sabe si era que antes era sólo hipocresía o interés o ambas o si fue que el proceso destruyó las amistades. No sé si alguna vez les conté que incluso algunos amigos me culparon de su “infortunio”, al descubrir que Canadá no era lo que pintaban o lo que uno mismo pintaba en su mente. En fin. Por esas me ha dado estos días.

Sumado a la decisión de cambiar de empleo. Me mamé. Yo creo que para eso uno es adulto. Para desear cosas y hacer que pasen. He decidido entonces, que empiezo la búsqueda de mi nuevo empleo. Son ya 3 años en el mismo sitio y definitivamente no hago lo que me gusta. Mejor dicho no me gusta lo que NO hago en mi trabajo en McGill.

Voy, entonces, a tratar de documentar mi proceso de búsqueda y de esa forma echar una manito a los que están en las mismas. Voy a tratar de ser tan detallado como me sea posible. El plan, las técnicas, las páginas, etc.

Muchos de los amigos que llegaron por mi época andan como yo en lo de la ciudadanía. He estado estudiando muy juicioso. Leyendo el libro, por supuesto, pero también haciendo muchos test de los que hay en línea. Les dejo algunos links, de los miles que hay disponibles:

http://www.v-soul.com/onlinetest/

http://www.yourlibrary.ca/citizenship/

http://www.apnatoronto.com/canadian-citizenship-quiz.html

No le paren bolas sin les salen preguntas sobre Colombia Británcia u Ontario. Por supuesto que no tienen que saber sobre eso, a menos que vivan allí.

5 comentarios:

  1. oceba@gmail.com2:07 p. m.

    Hola Juan Diego

    Un consejo, si no esta a gusto con su empleo, busque lo que le gusta, muchas veces uno se "acostumbra al trabajo que tiene" creo que por seguridad, estabilidad, pero actualmente pienso que uno debe estar en constante evolucion. Desde que inicie mi vida laboral dure mucho tiempo en la empresa, hasta que desidi cambiar de rumbo y di un salto grande ya que me encontraba con familia y cambie de ciudad ( Pasto a Cali) llevo 3 años y no me arrepiento, y cuando miro hacia atras pienso en las cosas positivas y me siento mejor. Ahora mis salto va ha ser a Canada , la verdad a eso si le tengo miedo ya que es un cambio cultural ( por lo que he leido) muy grande, pero quiero morir en el intento, asi que en un año lo estare intentando. Usted tiene la ventaja de que tiene un trabajo, y desde ese punto usted puede tener toda la paciencia para buscar lo que quiere, y, cuando lo alle, simplemente va a cambiar de sitio. asi que piense en la satisfaccion de tener lo que quiere saludos Omar

    ResponderEliminar
  2. Ánimo en la búsqueda de empleo. Yo siempre he pensado que si uno no está satisfecho con su trabajo pues es momento de buscar otro hasta sentirse a gusto. No vale la pena quedarse en un lugar en el que uno se sienta "incómodo", para que después de varios años uno se dé cuenta de lo infeliz que es.
    Ánimo Juan Diego, el empleo que quiere está a la vuelta de la esquina.

    ResponderEliminar
  3. Juan Diego, ánimo, que tal vez a veces uno se deja llevar por los recuerdos de las personas y se sumerge en tristezas que no lo dejan avanzar. Si no estás contento con tu empleo pues ni un paso atrás en la desición de encontrar uno que te guste más, los Colombianos somos echados pa' lante y seguimos nuestras convicciones. Ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:41 p. m.

    Juan diego: No entiendo si usted quiere un agradecimiento por toda la vida,si hace un favor no espere nada a cambio. La gente no tiene porque rendirle pleitesia toda la vida no cree? Si realmente eso es lo q espera, entonces mejor no haga NADA! Mejor aproveche su tiempo y dediqueselo a la gente que realmente esta a su lado y deje de lamentarse por los q no estan. Ah! suerte con todo el cambio laboral. Y gracias por los links que pulico.

    ResponderEliminar
  5. Uy. Regañado a las 3.43 pm.

    No. Por supuesto que yo no espero absolutamente nada de los ánonimos y otros no tantos a los que me gusta ayudar.

    Yo me refería sólo a los amigos. Es a ellos a los que extraño. O no eran amigos?

    ResponderEliminar