miércoles, marzo 10, 2010

Le va a pasar

Se va a sentir muy contento el día del viaje. Un poco ansioso, también. Algo de nervios, tal vez.
Toronto le va a gustar. El aeropuerto le va a parecer moderno. Si viene para Montréal, el aeropuerto ya no le va a parecer tan bonito. Hasta pequeño, un poco. Un poco más desordenado, también.
Le va a parecer todo muy organizado. La ciudad. De todas maneras, un poco vieja, un poco fea la nieve negra (si llega al final del invierno, por ejemplo). El estado de las calles también le va a sorprender un poco.
Se va a sentir a gusto haciendo vueltas. Muchas. Aunque se podrían hacer todas en un solo día, es probable que gaste un par de semanas en ello. Cita aquí, cita allá.
Va a sentir que trae problemas serios de idioma. Va a sentir que no entiende nada. Va a sentir que no le entienden nada. La excepción será en las oficinas del gobierno y en especial en las oficinas de Inmigración Québec. Allí, sentirá que entiende el 90% de lo que le dicen. (Estoy suponiendo, claro está, que usted viene a través de aquel proceso que involucra una entrevista de casi una hora hablando en francés con un funcionario de Québec).
Se va a sentir a gusto yendo a cuanta reunión de Inmigración lo inviten: al curso sobre la realidad socio-económica de Québec, al curso de búsqueda de empleo, al curso sobre las redes de contactos, al curso sobre como hacer el CV. Todo eso en medio de las vueltas.
Se va a sentir a gusto buscando apartamento, aunque tenga algunos problemas por la falta de referencias y la falta de historia crediticia.
Sí que se va a sentir a gusto cuando le hablen de la francisación. No importa que en la entrevista de evaluación lo clasifiquen en el nivel intermedio o avanzado. Lo bueno de estudiar es que va a seguir ocupado. A gusto, cuando después de acabar con la francisación se haga uno o dos cursos más de escritura.
Se va a sentir a gusto cuando después de la francisación, descubra que puede seguir estudiando. Que el gobierno le da el dinero para ello y un poco más. Que se lo prestan a bajos intereses y que lo puede pagar de "a poquitos".
Si no estudia y se queda sin dinero, se va a sentir a gusto cuando sepa que igual el gobierno le va a dar dinero suficiente para vivir. Demasiado a gusto.
Le va a costar algo de trabajo salir de allí. De la ayuda social o del estudio financiado.
La comodidad es mucha. Especialmente si se le compara con la ardua tarea de ponerse a prueba, de enfrentar la postulación a los empleos, los exámenes técnicos y las entrevistas de trabajo. En otro idioma.

12 comentarios:

  1. Por eso siempre es mas comodo quedarse con el prestamo y beca.

    ResponderEliminar
  2. Supone un choque cultural encontrar una brecha (que no existe en latimoamerica) más o menos amplia para postergar lo que de entrada debería ser impostergable: la resolución de un futuro que se ha convertido en presente. Quizá por ello resulta medio gracioso ver a tanta gente estresada e impaciente con la resolución de la obtención de una visa y que luego ellos mismos se hagan complices de su estado de suspensión social... argumentando que quieren lograr un nivel "perfecto" del idioma, de susu estudios o de lo que sea cuando estara claro para cualquier adulto más o menos sensato que "Nada es perfecto"

    Saludos: Abel

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:48 p. m.

    No creo que a la gente le guste andar en esas. La gente que estudia hace muchos sacrificios y estudia duro para adquirir nuevas competencias. Yo pienso que es más duro estudiar que trabajar por el nivel de inversión económica, el estrés, la ansiedad de los exámenes y la deuda. Trabajar es más facil y cómodo porque uno ahorra y se da a conocer. Lo veo de otra forma. No creo que con lo que dan de préstamo del gobierno se pueda vivir de manera digna

    ResponderEliminar
  4. Pues eso es lo irónico. La gente prefiere ese "stress" y la deuda y demás. Finalmente es una actuación más pasiva. Hablo de muchos casos de inmigrantes que conozco.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:50 p. m.

    Si, es su BLOG, pero como lector esporádico encuentro asombroso que haga tantas generalizaciones. Sería mejor decir que usted conoce muchos inmigrantes que...

    ResponderEliminar
  6. Sí. Tiene razón. Es de eso de lo que hablo. De lo que conozco. De lo que no conozco, no hablo, porque no tendría sentido.

    De todos los inmigrantes que conozco, solo 4 o 5 están trabajando en su área. Y son muchos los que conozco.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:40 p. m.

    Juan Diego, de esta entrada me parece muy valioso el que hable las cosas como son y su último comentario aquí un buen reflejo, la gente en proceso de irse cree que nunca les va pasar lo de tener que trabajar en otra cosa que no sea en su carrera, se van pensando que eso sólo es falta de berraquera y que el colombiano lo logra todo, se van desinformados porque el amigo de un amigo les dijo que está divinamente

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:27 p. m.

    No creo que sea comparable un empleo de programador donde mas del 80% de su tiempo está frente a una máquina (sin hablar con mucha gente) a alguien que tiene que dar soporte al cliente y por lo tanto hablar inglés y/o francés el 80% de su tiempo, donde el nivel que se llegó a la entrevista no es el mismo que se requiere para un diario trabajar, cada quien habla desde su perspectiva y pienso que no es bueno que generalize. Ud critica a los que han hecho la francisación y peca por no decir que ud tomó cursos de refuerzo de inglés y francés en sus tiempos libres de trabajo, a la larga es lo mismo solo que ud no lo hizo con el gobierno..., sacó las equivalencias, supongo que para estudiar y no guardarlas en el cajón porque es platica... Creo que deberia ser mas consecuente entre lo que dice y lo que hace. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Ese es precisamente el complejo. Creer que se necesita mas idioma que el que se requirió para la entrevista.

    Hice un curso de inglés, por tratar de mejorar la pronunciación. No funcionó. Hice un curso de francés, con el gobierno (medio en realidad), cuando sufría del complejo. Obviamente tampoco sirvió para "mejorar" el idioma. Mi trabajo consiste el 80% del tiempo en hablar con usuarios de toda la universidad y 20% programando. De hecho, es parte de mi queja. Quisiera programar más.

    Hice las equivalencias. Para que el banco me considerara ingeniero y entonces me diera mejores tasas. El papel está ahora en un cajón. Cómo supo?

    Yo no generalizo. El complejo sólo le pasa al 90% de la gente que conozco.

    Y estudiar, sí. Claro. Bienvenido el conocimiento. Yo sólo considero que está mal que la gente con responsabilidades se dedique a estudiar, como una excusa para no afrontar la búsqueda de empleo. Luego de tener empleo, lo que sea!

    Entre otras cosas, no juzgo a nadie por sufrir del complejo del inmigrante. Creo que es inevitable y que nadie lo hace a propósito.

    ResponderEliminar
  10. Creo con todo el respeto del blogger, que ese estudia para tener mas competencias y obtener un empleo mas cualificado.

    Conozco tambien inmigrantes que lo han hecho y pasan de vender celulares a estar en grandes compannias o instituciones del gobierno.

    Coincido con todo lo que dice, del recorrido que hace el inmigrante y en las falencias que hay buscando empleo en lo que no coincido es en la critica al estudio, esta es una opcion valida y creame, FUNCIONAL para entrar al mercado laboral.

    ResponderEliminar
  11. Ah. No. Claro. Si uno no tiene competencias, pues tiene que adquirirlas. Estudiando, obvio.

    Yo en general no hablo de inmigrantes de 18 o 20 años. Generalmente hablo de inmigrantes adultos que inmigraron como profesionales. Con competencias.

    ResponderEliminar
  12. No, yo tampoco me refiero a ellos. Si uno tiene mas edad y quiere mejorar sus competencias, en mi opinion esta perfecto.

    ResponderEliminar