domingo, diciembre 06, 2009

"Quizás sea el invierno"

En esta ocasión, un ejercicio que se nos ocurrió. Tengo como invitado a mi amigo Guillermo Ziegler, el argentino, como lo llamo yo, porque además es argentino. El tiene un super exitoso blog (http://loszieglerencanada.com) hace tambien como 4 años y hoy decidimos "switchearnos". Decidimos escribir sobre el mismo tema, con nuestros puntos de vista personales, claro está. Así, que esta entrada es toda suya. La mía, si la quieren leer, pues adivinen dónde está? Péguense una pasadita por el blog de él y la encontrarán. Esperen! Primero leánse el artículo del hombre, que también está muy bueno. Aquí está:

"Quizás sea el invierno"

Vivir en un país donde los meses de frío son tantos o más que los meses de calor debe tener alguna ventaja. Será por eso que los países nórdicos siempre están tan avanzados y da la impresión que el hemisferio norte siempre le saca varias cabezas de ventaja al hemisferio sur. El lector algo intencionado me dirá con una mirada entre sospechosa y simpática que si fuera tan así los Inuits debieran ser los amos del universo. Podría contestarle que los extremos no son buenos para nadie.

Quizás la necesidad de tener que esperar pacientemente a que la naturaleza nos permita efectuar el próximo paso sin sus inclemencias debe ser buena enseñanza. Eso de tener que esperar a que la nieve se vaya para comenzar a sembrar y luego ver que hago durante esos 3, 4, 5 y hasta 6 meses sin poder salir a hacer nada productivo (en lo material) debe brindarle al hombre algo de sabiduría, estoy seguro.

A nosotros que venimos de zonas algo menos extremas, Dios nos ha dado otras particularidades. Nos ha hecho algo menos pacientes creo yo, simplemente por el tema de no tener necesidad de esperar. "Tiramos un grano al suelo y crece" decimos los argentinos, siempre con ganas de ufanarnos de lo que no tenemos o no sabemos o lo que sea. En regiones como las nuestras donde el frío quizás sea un pequeño inconveniente durante no más de 3 meses al año, la búsqueda de la inmediatez, de tener las cosas sin tener que pensarlas ni esperarlas mucho, a veces puede ser una realidad.

Y es así como cuando nos movemos del Sur hacia el Norte a veces pareciera que el primer choque cultural no es el idioma, sino simplemente la capacidad de esperar, de ser paciente, de apreciar lo que hay hoy y de meditar el por que y el cuando del próximo paso.

En la vida laboral canadiense se puede observar este fenómeno. Los recién llegados solemos apresurarnos por la búsqueda desenfrenada del trabajo, aún cuando ya tengamos trabajo. Y los vemos a ellos, los "locales", pasar sus días, meses y quizás años, en las mismas posiciones, haciendo su trabajo y esperando el próximo ascenso... mientras nosotros revolucionamos a su alrededor a la búsqueda de un dólar más por hora que no nos va a aportar nada al fin y al cabo.

Algunos se podrían atrever a sugerir la discutible idea del "Tienen todo lo que quieren al mínimo esfuerzo! Ya no necesitan ser ambiciosos!" Lamento disentir, amigos... La idea de la ambición siempre está presente. Sin esa ambición diría que, como mínimo, quedarían desplazados del sistema de consumo masivo que regula esta sociedad. Lo que creo que tienen es algo que a muchos de nosotros nos falta: "Paciencia". Para sembrar y cosechar a su debido tiempo. Cuando la situación sea la indicada. Cuando los méritos sean los adecuados.

Digamos que quizás tengamos algo para aprender en estos meses que vienen... Digamos que quizás sea el invierno.

Guillermo

http://loszieglerencanada.com

5 comentarios:

  1. Gracias por publicar mi nota Juan Diego!

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  2. Hey te quedó muy chevere la nota. Yo como no tengo mucha paciencia creo que voy arrancar con otro proyecto para aprovechar el invierno jejeje y estoy de acuerdo, la naturaleza les ha enseñado algo muy valioso.

    Carola

    ResponderEliminar
  3. Por fin un lector!

    Juan Diego... no tiene lectores usted? O son tímidos?

    ResponderEliminar
  4. No Guillermo, no somos timidos solo que ocurren cosas jejejeje.
    Contaba anteriormente(en un comentario que por alguna razón envié y no entró al blog)que hace muchos años mi padre hablaba con el dueño de una gran fábrica de productos lácteos. Un Sr. Italiano, inmigrante venido de Italia (Literalmente huyendo)y con tan solo unos 40 dolares cuando desembarco por allá en los 60. El Sr. (Multimillonario al momento de la pregunta candida de mi padre) era de esos que con no muchos titulos pero si con mucha de esa experiencia y gran capacidad de trabajo de la calle hablaba acerca de la cantidad de oportunidades que brindaban los paises como los nuestros, lo que dió pie a la pregunta de mi padre:¿Y como usted amasa una fortuna en un decada partiendo de cero y locales como nosotros no trascendemos, no crecemos hacia donde queremos? ¿Cual piensa usted que es la principal diferencia entre ustedes y nosotros?
    El Viejo respondió sin parpadear siquiera: El Invierno amigo, el invierno nos enseñó a prepararnos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:00 p. m.

    que entrada tan mediocre la de Ziegler, los más grandes imperios y civilizaciones de la historia han estado en zonas que no corresponden a los países nórdicos, parece que este sujeto necesita repasar la historia. En 100 años la historia será la misma? uno se queda acá porque el país de uno está mal pero apenas mejore me voy de este moridero.

    ResponderEliminar