martes, diciembre 01, 2009

Los ancestros

Recuerdan que cierto día creé una entrada con la receta para hacer el postre llamado "helado de vainilla" y que no era helado? Bueno, esta entrada tampoco está relacionada con Canadá.
Esta mañana recordé la historia que mi papá me había contado hace mucho tiempo. No recuerdo qué estudió mi abuelo paterno. No lo conocí. El murió algunos meses después de mi nacimiento. Fue tan coincidencial su muerte, que cuenta mi mamá que ella y mi abuela paterna usaron el asunto para hacer que mi papá permitiera que me bautizaran. Que esa había sido la última voluntad de Nicolás. Así se llamaba mi abuelo.
El caso es que mi abuelo como que se dedicaba a la electrónica. Entiendo que trabajó muchos años para la oficina de tránsito de Bogotá. También entiendo que era muy bueno.
Ellos vivieron en alguna época de su vida en Barranquilla. Allí fue donde mi papá hizo su primaria, creo. Y allí fue donde mi padre aprendió a hablar inglés, francés y alemán, en el Colegio Alemán. Me siento muy orgulloso de contar que entre otros idiomas, mi papá habla los tres mencionados como si hubiera vivido toda la vida en USA, en Francia o en Alemania. Qué descreste!
Pero es que mi abuelo no era de despreciar. Cuentan que era la única persona en el Caribe que podía arreglar los radares de los barcos, cuando éstos estaban en alta mar.
Pero la historia que les quiero contar no es sobre mi papá. Es sobre mi abuelo.
Algún día llegó a Barranquilla el primer radio. Radio de tubos, imagino yo. Como que lo importó uno de los hombres más ricos de la ciudad. Como que hubo carnaval y fiestas por varios días para festejar la adquisición y la llegada del mundo moderno a Barranquilla. Todo un acontecimiento.
Hasta el día que al hombre se le dañó el radio. Y entonces se lo llevaron a mi abuelo para ver si podía hacer algo. Pues mi abuelo, obviamente no sabía nada de radios. Era el primero que veía en su vida.
El caso fue que después de repararlo, salió y puso un letrero en la puerta de su taller:
"SE ARREGLAN RADIOS".

2 comentarios:

  1. Que chevere la historia de tu abuelo ala. Yo estudie en el aleman de Bogota......

    ResponderEliminar
  2. Digna historia contada por uno de los Hernández. :)

    ResponderEliminar