sábado, agosto 30, 2008

El idioma

Ay que temita! Me acaba de preguntar un amigo en messenger si por estar trabajando en McGill ya dominaba yo el inglés, a lo que contesté con toda franqueza: No, se necesitan muchos años para eso y yo apenas llevo año y medio trabajando en ese idioma. Escasamente me defiendo.

Ayer conocimos a María Soledad y su familia. Muy queridos. Ellos pensaban que estaban comiendo con una casi celebridad. Muy chistoso. Dicen que este blog lo lee o lo leía mucha gente. Muy rico saber eso. Mi idea original era que la audiencia fuera solo mi familia, pero así son las cosas y aquí está usted, un perfecto desconocido en no sé que parte de Latinoamérica o Norteamérica leyendo estas notas.

Se sorprendieron un poco cuando les dije que no entendía casi nada de las películas de cine en inglés o francés. Ví Batman y si no es porque medio conocía a los personajes y a que las imágenes dicen mucho, ni pío! Los diálogos entre El Guasón y Dos Caras, cero! Batman y Guasón, cero! El comisionado Gordon y los demás, cero!

Por eso mi mensaje a los que consideran que deben llegar a "perfeccionar" el idioma. Es que primero quiero dominar el idioma antes de poder trabajar.

No hay tal. Son varios mis argumentos (respetando, por supuesto y aunque no debiera hacer falta decirlo, las posiciones de los demás):

1) Ya lo dije. Dominar un idioma requiere años. Muchos. Escuche a gringos que viven en su país hace 10 o 15 años. Usted se da cuenta de que es gringo? Habla perfecto el español? Yo pienso medio hablar bien inglés y francés en otro par de años. Pero siempre con errores y con acento, eso sí.

2) En cualquier caso, esos años no son años en un salón de clases. Creo que el aprendizaje de una lengua se hace en la convivencia diaria. En un salón de clases, quien habla es el profesor y lo hace muy bien, con perfecta dicción, articulando y pronunciando cada palabra de manera perfecta. Y usted? Pues feliz porque entiende. Si participa mucho, dirá 3 o 4 frases por clase.

3) Si se tratara de aprender en salones de clase, pues entonces estudie en su país antes de venir. No? Todos siempre dijimos: Es que lo ideal sería irme a otro país donde hablaran inglés para de verdad aprenderlo. Pues claro. Pero no para meterse uno a un aula en ese otro país. Era supuestamente para la convivencia y la vivencia diaria en ese otro idioma, o no?

Es puro Complejo del Inmigrante. Que pena. Son excusas que nosotros mismos nos damos.

Una historia exitosa más: Mi amigo Juan Carlos llegó hace 4 meses. Venía adoctrinado y decidido a encontrar trabajo. No trabaja en sistemas. Es ingeniero civil. Pues se dedicó a enviar hojas de vida. Cuatro meses. Cuatro entrevistas. Dos ofertas de trabajo. Un empleo.

Obviamente no se compara con las oportunidades en sistemas, pero aún así el record de 50% de ofertas sobre el número de entrevistas está bastante bueno.

La lengua. Pues Juan dice que el cree que habla más inglés que francés. Qué le dijo la autoridad última en materia de lenguas, el entrevistador?: No hombre. Usted habla mucho más francés que mucha de la gente que aquí hemos contratado. Hemos recibido gente recién llegada que apenas si dice algunas palabras.

Contratan gente recién llegada! Gente que apenas habla palabras!! Inmigrantes!! No canadienses!

Lo que sí quisiera asegurarme es de que puede escribir también en ambos idiomas. Por favor escriba en este papel, en francés e inglés, las razones por las que deberíamos contratarlo. Ok. Contratado!

Reflexione un momento y seguro que viene pensando que con 6 o 10 mesesitos de francés acá queda al pelo. De pronto no lo necesita. Es mi opinión.

Como no puedo generalizar, entonces quiero aclarar que siempre estoy pensando en inmigrantes del proceso de trabajador calificado (no refugiados), con una profesión y que han pasado por el proceso de la entrevista ante Québec. Esas personas tienen suficiente francés para empezar a trabajar apenas quieran.

Y también debo anotar que no soy enemigo del estudio o del conocimiento. Todo lo contrario. Que estudie todo el que pueda. Sólo que creo que las prioridades son las que se fijan mal. Uno trabajando puede estudiar lo que quiera.

Este es un mundo desconocido y uno no quiere abrir la puerta de su casa y salir para enfrentarlo. Uno quiere es algo para hacer y que alguien le ponga un horario y unas tareas. Un curso de francés o de la realidad socio-económica de Québec o de cómo hacer hojas de vida. Lo que sea. Pero que no me toque enfrentar la realidad...

Un complejo creo yo.

pd. Miguel está trabajando con una arquitecta colombiana que llegó hace apenas un par de meses.

4 comentarios:

  1. pd. Miguel está trabajando con una arquitecta colombiana que llegó hace apenas un par de meses.
    Ok. Juan Diego, Con esta frase quedo al dia con la lectura de tus Anecdotas, que por referencia de mi amigo Francisco Londoño, empece a leer esta semana.
    Conciente de que todo lo que nos proponemos hacer, con ganas con dedicacion, con Berraquera y sobretodo con AMOR lo logramos. Te Felicito y te deseo Muchos Exitos y Mucha Felicidad.
    Ahora que has estado por Estados Unidos quisiera preguntarte como podria ser mas favorable emigrar desde New York.

    ResponderEliminar
  2. nota;
    mi correo: hega.co@hotmail.com

    Juan Diego. Muchas Gracias por todo y que la pases muy bien igual para tu familia.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:45 a. m.

    La pregunta de henry esta buena por favor publicar la respuesta en el blog para todos. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:52 p. m.

    quien es miguel, no lo mencionas en la redaccion, y la arquitecta colombiana, cuenta su aventura de como encontro trabajo
    saludos

    ResponderEliminar