martes, enero 29, 2008

Ottawa

Todavía me sorprenden las cosas que funcionan bien y rápido. La licencia de conducir, la tarjeta de crédito y en menos de 5 minutos teníamos una super camioneta último modelo, prácticamente nueva y muy bien equipada. En realidad, nunca nos entregaron el carro. Sólo las llaves.

Uno va al parqueadero, al número que le dieron y listo. Arranque y váyase.

Lo plato es que Mauricio está bastante buñuelo. A él le tocó llevarse mi carro. Creimos que era mejor así. Si cualquier problema, era mejor que fuera sólo con la policía y no con la compañía de los carros. Estaba tan buñuelo que cuando llegamos a la casa me preguntó por el olorcito. Marica, pues si le quemó el cloch! Pero es que además cuando iba a frenar, el pié se me iba hasta el fondo. Ah, bueno. Entonces no me quemó el cloch, se tiró fue los frenos. Y qué será? Marica, pues de pronto porque viene con la emergencia puesta. Jajajajajaja. Finalmente cuando se enfriaron, el carro quedó bien.

Es que éramos 6. Dani y Luzma, Mauricio y Angela Cachetes, Juana y yo. No cabemos en mi carro y finalmente éramos suficientes para alquilar el carro. El precio tampoco es del otro mundo y podíamos andar 600 kms. Perfecto para ir a Ottawa.

La mayoría durmió durante el viaje. Trasnochados los pollos. La música en la emisora fabulosa. No podía entender qué clase de emisora tenía tanta potencia para que pudiéramos oir música de los 70 desde Montréal hasta Ottawa. Era digital? De dónde venían los títulos de las canciones en el display del radio? Radio digital? Luego obtuvimos la respuesta: radio satelital. Con razón que no tenían comerciales.

Lo qué más me gustó fue el control para velocidad de crucero. Uno lleva la dirección con un dedo a 100 o 110 kms por hora y como si fuera en un avión. Muy cómodo.

Ottawa muy lindo. Qué descreste de arquitectura. Otra mezcla de modernidad con castillos y edificios antiguos. La geografía un tanto quebrada le añadía mucho encanto. Tocó comprar cámara y todo. Les prometo algunas fotos para el próximo artículo. Es que estoy en la cada de Miguel y Ana María.

Que el formulario le quedó mal. El código de barras está roto. Hubiera sido suficiente con esa información. De todas maneras la señora decidió mostrarme exactamente donde estaba roto el código de barras. Debe repetir el formulario. Me tengo qué devolver pa' Montreal?, alcancé a pensar. No señor, como leyendo mi mente. Ahí hay computadores e impresora. Repítalo y regrese.

Todo después de aguantar un poco de frío afuera, de entrar a través de las puertas metálicas de castillo (búnker) moderno. Muy simpáticos los guardias. Un plato que nos hubieran "desarmado" del chapstic y del control remoto de la camioneta.

Tiene tarjeta de crédito? For sure. Entonces llene este formulario para que le enviémos la visa. Cómo?? Así tan fácil? Tampoco, no creo. Pase a la ventanilla 7.

Qué status tienen en Canadá? Somos residentes permanentes. Sus Pi Ar Cards. Mis qué? Sus Pi Ar Cards? Ah... Serán las tarjetas de residencia. Sí. Un momentico. Juana!!! Ok.

Y por qué a estos otros los llamaron primero? Ah. Es que esa es la ventanilla de visas diplomáticas. Ana María Ramírez y Juan Diego Hernández, ventanilla 5. La diplomática. Claro. Gringos desconfiados. Huellas de todos los dedos. Sin tinta. La tecnología. Siéntense que ya los llamamos otra vez. Bueno señor. Gracias.

Juan Diego Hernández Fonseca y Ana María Ramírez, ventanilla 2 (casi que ahí mismito). Buenos días, dice el hombre en perfecto español. Ah, buenos días hombre, cómo me le va? Dónde es Perera. Qué? Dónde es Perera, where is Perera. Ah, (dice Juana), en el Eje Cafetero. No creo que haya entendido. De aquí pa' ya todo en inglés.

Pereira es una ciudad muy linda, en el centro del país. En las montañas. Con un clima delicioso. 22 grados todo el año. Usted conoce Colombia? Sí. Y me cambió el tema ahí mismo:

Y usted trabaja para McGill. Sí señor. Y tiene una prueba de ello? Sí, claro. Mi certificado y también tengo mi Card ID. Ok. Y ustedes están casados? Sí, señor. Y tiene prueba de ello? Sí, señor. (El certificado de matrimonio debidamente traducido por autoridad competente). Y hace cuánto que se casaron? En septiembre del año pasado. Qué? Sí. En septiembre. Ah, no. Que pena. Es en septiembre pero del año pasado (otra vez el mismo error pero con gestos de la mano, porque no creo que haya dicho bien nada). Es que me confundí por... año nuevo... usted sabe.

Y dónde se casaron? En Colombia. Y entonces hace cuánto que ella está acá? Desde el otoño pasado (para que sonara bieeennnn lejos en el tiempo). Cuándo llegó ella? En diciembre.

Y a qué es que van a ir a Estados Unidos? Es que tengo un amigo que heredó un carro. El no tiene trabajo y está en la ayuda social y no creemos que pueda obtener una visa. El me pidió el favor. Un carro? Qué carro? Una Nissan Pathfinder. Y es un carro...? No. No es mío. Es para mi amigo. Es un favor. Es que la tía de él va a regresar a Colombia. Ella está yéndose de Estados Unidos para Colombia y le dejó el carro a él. Y cuánto tiempo piensan estar en los Estados Unidos? 2 días. Un fin de semana.

Lo otro es que también sabemos que los tiquetes son "cheaper" si uno viaja a través de los Estados Unidos. Y para ir a Colombia, pues quisiéramos pasar por ahí. Y para hacer un poco de turismo también. Dicen que en la frontera la electrónica y la ropa tienen buenos precios. Pa' pasear, mejor dicho. Uno viviendo tan cerquita. Pues camine mija y nos vamos pa' los Estados Unidos a dar una vuelta.

Pues yo les voy a dar visa múltiple. Eso no significa que los dejen entrar a los Estados Unidos. Es sólo un requisito. El oficial en la frontera será quien decide si pueden entrar o no. Y con ese cuento del carro, yo veo eso como enredado. Ya el oficial decidirá. La visa no los deja entrar así no más. Nosotros se las enviamos por correo. Si en una semana no les han llegado, nos llaman pa' ver qué hacemos.

Gracias. Muchas gracias. "Buen día". "Igual a usted". "Chao"

El desayuno Quebeco. No en Ottawa. El hotel quedaba en Gatineau, al otro lado del puente. Con ese desayuno tuve para casi todo el día. Casi perfecto. Algo ligero: 3 huevos, jamón, tocineta, salchicha, las papas fritas de acá, con cebollita y que tal. Café. Jugo de Naranja. Rodajas de naranja. Pan tostado con mermelada. Más café. Leche para matarle lo negro.

Recogimos a los muchachos y nos vinimos por la 50. Para ir a Montebello. Para conocer el tal Castillo de No Me Acuerdo. Muy lindo. Una de las fotos que les quiero publicar es de unos perros de trineo de allí. Preciosos.

La devolución del carro casi tan chistosa como la entrega. Viene lleno el tanque? Sí, señor. Y cómo con cuántos kilómetros llegó? Cómo 3672. Ah. Bueno. Entonces no le cobro kilómetros extra. Ok. Con la misma tarjeta? Sí, señor. Ah, bueno. Ok. Listo.

Listo? Nadie fue a ver si el carro tenía rayones, si tenía el tanque lleno o si estaba allá afuera tirado sin ni siquiera haber quedado bien parqueado. Muy fácil. Muy bueno el servicio.

Muy bueno lo de la visa. Pa' esa vaina tan cara y tan lejos... Bueno, pero ya se tiene.

Ni idea por cuánto tiempo. Ni nos atrevimos a preguntar.

3 comentarios:

  1. maria soledad9:39 p. m.

    Hola Juan Diego y Juana!
    ah que buena lectura de su paseo a Gatineau..
    que bueno seguir leyendo que le va chevere.. !
    despues que regrese de USA nos cuenta a ver que tan buenas las compras de frontera ..
    saludos!
    ( si le dieron visa multiple, tal vez 5 o 10 años? no cree?...

    ( la corresponsal de CCs)

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan Diego y Co. Mucho gusto en conocerlos, soy una compatriota suya que empieza a mirar pa allá. Muy buen blog, rica escritura, información interesante, seguiré visitándolos. Gracias por la generosidad al compartir todo esto.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:03 p. m.

    EL CARRO NO LO REVISAN POR QUE DEJASTE UN BOUCHER FIRMADO, SI FALTA ALGO SE LO CARGAN A TU CREDIT CARD, LOS BOLETOS POR USA, SON MAS ECONOMICOS, Y DESDE MONTREAL HACES ADUANAS CON USA ASI QUE CUANDOESTAS EN LOS AEROPUERTOS DE EEUU , YA ANDAS COMO UN CIUDADANO MAS.LO QUE NO ENTIENDO ES POR QUE LOS MANDARON A OTTAWA, SI AQUI EN MONTREAL PIEDES SCAR LA VISA.
    SALUDOS FRIOS

    ResponderEliminar