viernes, septiembre 21, 2012

Buscar empleo en Canadá


Se me ocurrió que sería bueno construir un compendio de los consejos que doy a amigos y desconocidos sobre lo que hay que hacer para encontrar un primer empleo en Canadá que no sea de jardinero (refiriéndome a mi entrada anterior). Es decir, ¿qué deberían hacer los profesionales que han inmigrado a Canadá bajo la categoría de trabajador calificado (profesional o técnico) y que ya ha pasado una entrevista en inglés o francés, probando con ello que ya se desenvuelven suficientemente con alguno de esos idiomas?

El truco se puede reducir a una estrategia de disparar mucho para que algún pájaro caiga. Hay que enviar muchísimas hojas de vida, para tener algunas entrevistas y para que de esas entrevistas salga una oferta de empleo.

Echándole una mirada general al mercado laboral de ciudades como Montréal y sus alrededores creo que es factible encontrar un número de empleos en muchas áreas que deberían permitir que uno envíe unas 10 hojas de vida diarias, 50 a la semana. El truco consiste en “ver” los anuncios de empleos (la mayoría son ignorados como si no estuvieran), aplicar a ellos y en dedicarse a esta tarea en modo tiempo completo, sin distracciones.

Hoja de vida

Primero consejo: No acepte muchos consejos. Todo el  mundo tiene una opinión que siempre será diferente de la de los demás. Es bueno refinar el documento y hacerlo revisar por un par de amigos nativos pero no ponerle demasiada tiza al asunto. Una semana debería ser el tiempo máximo empleado en construir una buena hoja de vida. Entonces aquí mis consejos:

Máximo 2 páginas. Nada de información personal diferente de la dirección, el teléfono y un correo electrónico. Si su nombre es Carlos Mario del Espíritu Santo y La Congregación Gómez de La Espriella entonces le recomiendo que escriba en el encabezado: Carlos Gomez (note que hasta la tilde la sugiero omitir). Sólo eso ya es suficientemente complicado para ellos. Lo que quiero decir es que uno debe escribir un solo nombre y un solo apellido para hacer la lectura más simple. No se me ocurre que sea buena idea “traducir” los nombres pues terminaría uno dando explicaciones un tanto bochornosas a la hora que uno quiera que el cheque o los impuestos sean registrados a nombre de “otro”.

Justo debajo de su información básica, es buena idea poner en alguna fuente notable los idiomas que usted habla. Si la hoja de vida es inglés entonces deberían estar las palabras: ENGLISH SPANISH (en ese orden). Si además usted habla francés, entonces ENGLISH FRENCH SPANISH. Ahora, si el documento está diligenciado en francés, entonces escriba FRANÇAIS ANGLAIS ESPAGNOL. Nótese, y considero muy importante, que usted no debería usar palabras anexas tales como “nivel intermedio”, “funcional”, “básico”, “principiante”, “hablado” o similar. ¿La razón? Uno nunca es suficientemente objetivo y conociendo las historias de los jardineros, es casi seguro que usted se va autocalificar con tendencia a la baja, lo cual no es conveniente pues simplemente su hoja de vida va a ser descartada sin siquiera ser leída (recuerde que esta descripción del idioma va al comienzo).

Entonces ¿qué hacer para resolver el problema de que usted cree que su nivel de idioma no es suficientemente bueno? Mi consejo: deje que la  decisión sobre su nivel de idioma la tome el entrevistador en su momento. Usted podría llevarse fácilmente la sorpresa de que su nivel de idioma es suficiente para las necesidades del empleo, que de pronto no lo es pero sus competencias son excelentes e igual el reclutador lo va a contratar y lo va a enviar a un curso posteriormente.

La primera sección de la hoja de vida debería ser un resumen de sus principales competencias. Una descripción de lo que usted saber hacer, en lo que usted se siente mejor preparado. Un truco clave consiste en poner en esta sección las mismas palabras claves que el contratante haya puesto en su anuncio.

La segunda sección debe ser su experiencia laboral, como siempre ordenada de la más reciente a la menos reciente. Yo sé que es típico poner primero la educación, títulos cursos y demás. Aquí no. Como lo he repetido muchas veces aquí lo de menos es lo que usted haya estudiado (¡o lo que vaya a estudiar!). Por ello mi recomendación de no pensar que hacer una maestría o un posdoctorado le va a ayudar. No es así. Ellos son prácticos y lo que necesitan es que usted sepa hacer aquello que es requerido para el empleo. Esa cultura de los títulos es muy colombiana (y no sé si latina). A veces recomiendo no poner los nombres de las ciudades y países donde trabajó y especialmente si no están en Norteamérica. Eso podría ayudar a que un reclutador un tanto desprevenido no se prevenga contra usted por no tener “experiencia canadiense”. Intente incluso traducir los nombres de las empresas. Tal vez la descripción del empleo desempeñado resulta ser de su suficiente interés.

En la tercera sección usted puede enunciar los estudios que ha realizado. Brevemente. No se aconseja poner cuanto curso de cocina se haya hecho, a excepción de certificaciones técnicas en productos, tecnologías o metodologías.

Al final la gente pone una línea mencionando sus pasatiempos y una línea que dice que las referencias están disponibles a solicitud. (Porque no es necesario ni se deben adjuntar certificaciones, títulos ni recomendaciones)

Mi último consejo es acerca del formato y el nombre del archivo: Documento Word con un nombre suficientemente claro para dar una idea sobre el contenido a un lector desprevenido en caso de encontrárselo por allí suelto: CV à Carlos Gomez – Programmeur.doc o Carlos Gomez’s Résumé – Programmer.doc

Carta de presentación

Ésta sí es típica y es mejor copiarse de formatos por allí. Un buen carretazo de por qué usted es el candidato ideal, basado en la experiencia en tal y cual trabajos y cómo esas competencias encajan perfectamente en la empresa tal de acuerdo con los requerimientos del empleo tal.
Formato y nombre del archivo: Lettre de présentation à Carlos Gomez.doc o Carlos Gomez’s Presentation letter.doc (igual razón que para la hoja de vida).

Algunos empleadores incluso recomiendan que en lugar de enviar dos archivos separados, es mucho más conveniente para ellos si el contenido de ambos se registra en uno solo, facilitando así el proceso de lectura en un solo paso.

Motores de búsqueda

Hay dos cosas que hacer respecto de los motores de búsqueda.

Primero, hay que inscribir la hoja de vida de tal suerte que pueda ser consultado por potenciales empleadores. Yo recomiendo tres: Jobboom, Monster y Workopolis. De esa forma seguro se está cubriendo un 95% de las ofertas que hacen los empleadores a través de Internet.

Lo segundo que hay que hacer es registrar alertas automáticas. Las alertas automáticas es un mecanismo que usan los motores de búsqueda mediante el cual usted registra algunas palabras clave y entonces el sistema le envía a usted por correo electrónico todas las ofertas de empleo que aparezcan y que correspondan a dichas palabras. Ejemplo: “programmeur”. Aquí la clave está en encontrar cuáles son las palabras claves que realmente generen ofertas positivas. Un contraejemplo podría ser lo que le pasaría a alguien buscando un empleo en el área del medio ambiente. Si esta persona inscribe una alerta diciendo “environment” entonces es muy probable que reciba muchas ofertas de muchas áreas diferentes donde el empresario promete “un bon environment de travail” (lo cual claramente no es lo que usted está buscando).

Una vez registradas las alertas automáticas, su trabajo de búsqueda podría resumirse a leer todos los correos que llegan a su buzón.

Existe un motor muy interesante llamado Indeed. Es interesante porque permite que con algunas palabras claves y la ubicación donde usted está interesado en trabajar, el sistema  busca todas las ofertas registradas en otros motores como los ya mencionados e incluso ofertas de Emploi-Québec. Es una lástima que no permite el registro de las alertas automáticas.

Empresas

Otra opción interesante consiste en visitar las páginas web de las empresas que podrían ser de su interés. Normalmente ellos tienen una sección “carrieres” donde uno puede echar un vistazo a los anuncios actuales de empleos disponibles y muchas veces uno tiene la opción de inscribir su hoja de vida. Estas hojas de vida quedan consignadas en bases de datos que los reclutadores usan cada vez que una nueva posición es abierta y están a la búsqueda de candidatos.

Anuncios de empleo

Con el registro en los motores de búsqueda y en las páginas de las empresas, usted debería estar en posición de recibir los anuncios de los potenciales empleadores.

¿Cuándo aplicar a un anuncio? ¿Qué hacer si la descripción del puesto es demasiado compleja y usted piensa que no es para usted? Aquí está el quid del asunto.

Primero, póngase en los zapatos del hombre de recursos humanos al que le encargaron redactar la lista de requisitos para el empleo. ¿Se le ocurre que él hubiera podido escribir en su anuncio: “Francés nivel intermedio, un poquito de inglés” o “Nos sirve cualquiera que sepa alguito de Java”? Por supuesto que no. Su trabajo (el del funcionario de recursos humanos) es conseguir el mejor candidato posible. Es más, como lo muestra la experiencia, estos personajes se exceden y piden normalmente más de lo que realmente necesitan. Entonces no es raro que aunque el puesto sea para programar en Java, el tipo agregue 2 o 3 tecnologías más que eventualmente algún día la empresa va a necesitar o que simplemente serían deseables, que dizque porque uno nunca sabe.

Entonces, el truco aquí está en el espíritu que hay que tener al leer los anuncios. Si usted espera cumplir el 100% de los requisitos del anuncio, entonces está frito. Ellos describen siempre a Supermán o a la Mujer Biónica cuando todo lo que necesitan es un hombre común y corriente. Yo me atrevería a decir que uno debería aplicar a todo puesto donde uno vea que cumple con el 50% de los requisitos y eso considerando incluso que “cumplir” un requisito puede significar que uno medio entiende del asunto o sabe de qué se trata aunque no tenga experiencia específica en el tema.

Es la única manera de aplicar a un número suficientemente grande de opciones para que en algún momento usted pueda ser convocado a una entrevista.

Especial importancia de nuevo al tema del idioma: seguro que muchos anuncios van a decir “Excelente nivel de inglés hablado y escrito” (o francés). Mi consejo simple: no se autocalifique. Si usted habla el idioma requerido (sin importar el nivel que usted cree que tiene), aplique. Ya será a la hora de la entrevista cuando el entrevistador decidirá por él mismo si su nivel es suficiente o no.

¿Y qué pasa si usted hace el “ridículo” aplicando a un empleo que pedía inglés y a la hora de la entrevista resulta que efectivamente usted no lo habla suficiente bien? Nada. No pasa nada. Simplemente usted no obtiene ese empleo. A propósito, en Canadá NO existe, que yo sepa, una base de datos similar a las centrales de crédito donde registran a la gente que se presenta a entrevistas sin los niveles requeridos y no pasan. El riesgo que usted sí corre es que de pronto lo contraten (sin importar su nivel, de nuevo) y de pronto lo capaciten o lo inscriban en un curso apropiado para el idioma y el vocabulario específico de ese dominio.

Pero si uno no tiene el nivel adecuado, ¿por qué aplicar? ¿Por qué someterse al “ridículo”? La razón es simple (y me sigo repitiendo): porque es muy probable que usted se esté subestimando y piense que sólo aceptan personas que hablen PERFECTA y FLUIDAMENTE el idioma. No es así. En Canadá no hacen otra cosa que contratar inmigrantes de todas partes del mundo, de todos los colores y con todos los acentos posibles. Y los inmigrantes, a menos de que hayan llegado antes de los 12 o 14 años de edad, hablan todos con acento y con errores. ¡Incluso los reclutadores de las empresas! (Ellos también son inmigrantes).

Entrevista

Lo primero que usted debe saber sobre las entrevistas en Canadá es que éstas no son diferentes de las entrevistas en Colombia y probablemente no muy diferentes de las que deben realizarse en otros países de Latinoamérica.

Aquí, los reclutadores NO se sientan a la hora de la entrevista con una copia del anuncio que publicaron en la prensa o Internet para verificar que usted cumple todos y cada uno de los puntos allí enumerados. Es un punto a favor. ¿Recuerda que usted debería haber aplicado con el simple cumplimiento de un 50% de los requerimientos? Lo que los reclutadores hacen, igual que en Colombia, es usar su hoja de vida como un derrotero para guiar la entrevista. Le van a preguntar sobre todo aquello que usted sabe, ¡aquello que publicó en su hoja de vida!

Por supuesto, también le van a preguntar por alguna otra característica de las que usted probablemente no tenga ni idea. Allí, su habilidad para sortear el asunto y apoyarse en sus conocimientos y experiencia: “no, esa tecnología en particular no la conozco, pero sí trabajé con una tecnología X que es similar y que me brinda la capacidad de decir que no tendría ningún problema en aprender la tecnología Y que ustedes usan. De hecho, sé que la tecnología Y brinda algunas ventajas…”.

Conclusión

Es toda acerca de una actitud. La actitud frente a un reto. La actitud hacia un mundo desconocido, con una lengua diferente y con algunas diferencias culturales (no muchas, esto sigue siendo América, hemisferio occidental).

Una actitud frente al miedo de desenvolverse en una entrevista y en particular en otro idioma. (Recuerde que usted ya pasó una entrevista de cerca de una hora donde habló de su pasado, su presente y su futuro, sus experiencias, sus calificaciones y recuerde que esa entrevista no ocurrió en español). Una actitud para entender que aunque éste es otro país, no es tan diferente de los nuestros. Las empresas están llenas de ineficiencia, de burocracia, de gente que trabaja mucho, de gente que trabaja poco, de gente muy buena y de gente muy mediocre. ¡Empresas con tecnologías obsoletas! ¡Sí! Empresas del primer mundo donde usan tecnologías de hace algunos años atrás, porque no son perfectas, porque ¡también tienen que conseguir el dinero que se requiere para modernizarse!

Una actitud para entender que aquello de empezar “desde abajo” no quiere decir desde los empleos de jardinero o de aseador (que no desmeritan a nadie pero que resulta no ser el objetivo original de la mayoría). Entender que “desde abajo” quiere decir no aspirar a gerente o a vicepresidente sin haber sido primero técnico o asistente o ingeniero júnior, pero estar en el área de la profesión de todas maneras.

Una actitud hacia entender que la “verraquera” que se trae no es aquella que le permite trabajar en McDonald’s sino aquella que le permite enfrentarse al verdadero toro, tomándolo por los cuernos.

Una actitud hacia entender que recibir muchos NO como respuesta es algo fácil de olvidar tan pronto como uno recibe el primer SI. Y que por ahí derecho resulta que encontrar un trabajo en su área en Canadá le resuelve la mayoría de los demás problemas que significa enfrentar la inmigración.

10 comentarios:

  1. Hola Juan D, entro a su blog con frecuencia y es muy grato encontrar un post como este, siempre me a gustado de usted que nos "habla" de frente, sin rodeos, pereciera ser duro lo que nos dice, pero siempre necesitamos que nos digan la verdad, sin arandelas, es bueno que nos haga ver la realidad de la vida, así sea dura aqui o alla hay que enfrentarla y no andar por ahi con el sindrome del migrante entre pecho y espalda. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:41 p. m.

    Saludos JD, como siempre excelentes tus temas.
    Como tu dices, toca arriesgarse...y ojo, tenga mucho cuidado...depronto lo contratan...

    Pd: Durante un mes y medio alcancé a enviar casi 70 hojas de vidas (hechas cada una a dedo y con mucho cuidado) por todo QUEBEC, de esas casi 70, me llamaron como 10, tuve como cinco entrevistas, tuve 2 puesto "casi" listos, y al final (networking+curso de búsqueda de empleo de tres semanas)...encontré el trabajo soñado...pero siento que todo lo que hice me sirvió de mucho para olvidarme un poco del complejo del inmigrante que tanto nos agobia...

    Cristobal Guerrero

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:48 p. m.

    Hola es la primera vez que entro y leo este post soy una persona que está pensando en viajar a Quebec en los próximos meses pues ya tengo la visa, he leído muchas cosas de muchas personas sobre como es la vida en Quebec pero usted es el que me levanto la moral y me quito un poco los miedos sobre cómo puedo encontrar un trabajo y salir adelante así sea inmigrante.
    simplemente le doy gracias por haber escrito este post porque se ve que usted es una persona diferente.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante este man. Top de bloggers. Lo dijiste todo JD. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Hola, mi nombre es Eliana y estoy interesada en viajar a quebec para radicarme con mi familia, no se si me puedas orientar al respecto, soy gerontologa, aux Enfermería en dos meses me gradúo de Enfermería profesional. solo hablo español e inglés, estoy a la tarea de empezar francés. mi mail es soto_eliana@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Hola, soy Giovanny, estoy buscando alternativas de trabajo en Canadá, soy psicólogo, especialista en Recursos Humanos y Salud Ocupacional, y mi experiencia es en estas áreas. Vivo en Colombia, existe forma de aplicar desde mi país y que sea tenido en cuenta al momento de aplicar a alguna oferta laboral.

    Muchas gracias,

    Giovanny

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Giovanny,

      En teoría, sí es posible aplicar desde tu país. Hay un proceso de inmigración que usa como prinicipal argumento una oferta real de empleo de un empleador canadiense. Sinembargo, el proceso no es simple: Primero, tienes que lograr convencer a una empresa en Canadá que tú eres indispensable para resolver alguna necesidad de ellos aquí y luego esa empresa tiene que convencer al gobierno canadiense que tú y sólo tú puede suplir tal necesidad. Es decir, que aquí en Canadá no hay nadie más que lo pueda hacer.

      No es imposible, pero sí difícil. Internet está allí para buscar y hacer los contactos.

      Quedo pendiente por si hay alguna duda específica.

      Gracias por leer y por escribir.

      Juan Diego

      Eliminar
  7. Anónimo5:44 p. m.

    www.laschicas.blog.com

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:08 a. m.

    Muchas gracias por todo el aporte, me parece que nosotros los colombianos nos caracterizamos por tener ese coraje y esa verraquera que nos impulsa a conseguir cosas muy grandes, enfrentando temores y luchando contra todas las adversidades, los felicito por tan excelente aporte, hacen sentir que las cosas no son fasiles pero tampoco imposibles, muchísimas gracias.

    ResponderEliminar