miércoles, abril 13, 2011

Una historia

Ésta les va a gustar. Les va a dar una razón más para venir. Sólo les pido que no olviden que ésta es simplemente un pedacito de la otra cara de la misma moneda.

Iba en el bus camino de Montréal, como todos los días. 7:30 am, rumbo al trabajo. Pasábamos sobre el puente Champlain, cuando escuché que uno de los pasajeros que veo todas las mañanas (siempre es la misma gente) dijo en francés que alguien había saltado del puente. Esa es la clase de francés que uno tiene después de casi 5 años de vivir aquí. Había entendido mal. Lo que realmente dijo (luego me enteré) es que una muchacha se había desmayado. (El mensajito aquí es para aquellos que hablan siempre de perfeccionar el idioma, cosa que creo no existe)

Ella venía sentada, junto a una de las ventanillas. El pasajero que venía inmediatamente detrás sostenía la cabeza de la muchacha. No duró mucho tiempo. En poco tiempo ya estaba despierta, pero respirando profundamente y quejándose de dolor. Los otros pasajeros ayudaban y le dieron algo de beber. Todo el mundo muy solidario.

El mensaje en francés iba dirigido al conductor del bus quien inmediatamente informó de la situación a alguna clase de central de comunicaciones.  El conductor nos explicó que no podía detenerse en medio del puente. Una vez cruzado el puente, se estacionó en un costado de la vía. 2 minutos después llegaba un auto de policía. Era una mujer. Abordó el bus y se encargó de hacer preguntas y de cuidar a la muchacha. 2 minutos después, llegaron 2 camiones de bomberos. Se subieron al bus no menos de 6 bomberos con toda clase de equipos médicos. A la chica le aplicaron una máscara para respirar y seguramente le tomaron los signos vitales.

4 minutos después una ambulancia. Ya iban 4 carros. Dos paramédicos abordaron y se encargaron de la muchacha.

Al final, no supe en qué paró la historia porque a la mitad de los pasajeros nos trasladaron a otro bus, pero seguramente a ella se la llevaron en la ambulancia a algún centro hospitalario para los exámenes de rigor.

Dos cosas me parecen fabulosas. La primera, que la muchacha puede haber estado sufriendo una maluquera estomacal normal o le podía estar doliendo una muela. Nadie se atrevió a “diagnosticarla” o a considerar que fuera algo simple. Dejaron ese concepto a un profesional en medicina que seguramente le evaluó de todo algunos minutos después de que partimos.

La segunda, la actitud de la gente. Es la misma gente con la que viajo siempre y con quien nunca se intercambian palabras. Todo el mundo va generalmente en silencio, aunque prácticamente nos conocemos. Sin embargo, no faltó la mano solidaria y todo fue en medio de una absoluta tranquilidad y respeto por la afectada.

Nadie gritó: “Ole hijueputa! Hágale pues que estoy de afán! O es que cree que voy para la casa de su madre????”

13 comentarios:

  1. Bus!!!!! y el "juguetico"????

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:41 a. m.

    Juan Diego: Le sobra ese último párrafo

    ResponderEliminar
  3. John, aquí tener carro es diferente a como es en Colombia. El carro no da status y además normalmente es un estorbo. A mi me toma 40 minutos llegar a mi oficina (incluyendo una caminada de 15). Si usara mi carro, sería algo cercano a 2 horas. Súmele a eso los costos de la operación (gasolina, desgastes, riesgos) y el parqueadero (no menos de 20 dólares diarios).

    ResponderEliminar
  4. Eso de perfeccionar el idioma siempre lo he considerado algo de poca monta al menos para vivir, otro sería el caso en el que la expresión lingüística fuera la fuente fundamental del trabajo como en el caso de nosotros los periodistas o quienes trabajen con el lenguaje, para lo demás no hace falta, hasta se puede ser presidente hablando como un guache o en parlache.

    ResponderEliminar
  5. Y en el ese caso, cómo le van a hacer? Yo no sé cuál sea esa técnica para "perfeccionar" el idioma. Cómo hacer para escribir documentos "perfectos"?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:56 a. m.

    Excelente relato.... eso es una sociedad civilizada! En Caracas los mismos pasajeros hubieran robado las cosas de la muchacha, la hubieran dejado ahì tirada hasta que el chofer se diera cuenta... Tristemente nadie confìa en nadie y mucho menos por el tema de la inseguridad, se es solidario con nadie.
    Saludos, Sergio

    ResponderEliminar
  7. El idioma se perfecciona de la misma manera que nosotros perfeccionamos el español. NO me puedes decir que no se nota a la legua quien lee, quien no, quien escribe y de que forma, quien habla y que vocabulario usa.....eso hace la diferencia...y ambas personas hablan español. El perfeccionamiento de cualquier lengua, sea materna o no, va de la mano del interes diario en incluir vocabulario, practicarlo, escribir mucho y leer aun mas y obviamente hablar mas.....pero no de la manera que dice Andres, como un guache, sino de la forma correcta.
    Es como hacer ejercicio, quien va al gimnasio regularmente estara en mucha mejor forma a la hora de escalar el Everest que quien nunca hace ejercicio, sin querer decir con ello que el Everest sea alcanzable para el primero.
    El idioma se perfecciona dia a dia y PARA siempre....nunca hablaremos español perfecto, menos lo haremos con cualquier otra lengua, pero hacerlo mejor dia a dia.....no me puedes negar que se puede!

    ResponderEliminar
  8. Y si me permites agregar otra cosita......personalmente creo que aqui, el carro si da estatus....pero no son todos.....algunas marcas y modelos son claramente simbolo de estatus. Otro tema es que en la clase media alta/media/baja, por definirla de esa horrible forma, en la cual nos encontramos el 90% de los canadienses, se puede tener acceso a un auto en un casi 100% de los casos, cosa que difiere de nuestro pais donde el acceso esta restringido por teminos economicos; este hecho genera una "normalizacion" del poseer un auto, vulgarizandolo hasta el extremo de volverlo casi un estandar.

    Pero aqui, al igual que en cualquier parte, tener un Lamborghini, es diferente a tener un Mazda 3.

    ResponderEliminar
  9. Buena aclaración. Y sí. A eso me refería. A que tener un carro normal (como el mío) no da status. Mil gracias por los excelentes aportes.

    ResponderEliminar
  10. Otra cosa interesante de esa historia es que se movilizan rapidamente la policia, bomberos y paramedicos en un sistema de transporte masivo porque quizás pueda ser un ataque terrorista bien sea quimico, bacteriológico, etc.
    Muchos se reiran pero en estas sociedades donde hay tantas culturas siempre hay un riesgo.
    Cosa que en latinoamerica no estamos acostumbrados a vivir.

    ResponderEliminar
  11. Mmmm. No creo que esa haya sido la razón de la aparición de la policía. Simplemente era la fuerza de emergencia más cercana a los eventos. Afortunadamente aquí no está tan vendida la idea de "terrorismo" que utilizan los gobiernos leales al imperio terrorista.

    ResponderEliminar
  12. jajajaja, Muy buena manera de terminar la historia, jajaja.

    Igualitico al transmilenio, que en medio de esas "chichoneras" la gente se desmaya a toda hora, y por mucho un par de auxiliares ayudan a la persona a sentirse mejor y ya.

    Muy buena historia.

    ResponderEliminar