jueves, octubre 21, 2010

La ciudadanía

La carta de acuse de recibo tenía que llegar como hoy o mañana. 8 meses después de enviada la solicitud. Pues así fue. Llegó hoy. Nada especial. Una carta explicando que hay que estudiar, que hay que saber hablar francés o inglés en conversaciones simples y que una oficina local nos va a citar a un examen O entrevista O ceremonia. No dicen cuándo. Junto con la carta, el folleto que también está en Internet pero que uno no se anima a estudiar. 60 páginas de datos, historia, geografía, política. Agradable lectura, pienso yo.

Son días de calma. Sin mucho agite. A punto ya de cumplir 3 años en McGill, lo que me representa 4 semanas de vacaciones, en lugar de las 3 de base. Victoria, a punto de sus 2 añitos, hablando más que todos los demás niños juntos. Contando hasta 10 en 3 idiomas. Recitado, por supuesto. No creo que realmente conozca los números. Caperucita Roja, Blancanieves y el Renacuajo Paseador (alias Rinrín Renacuajo) sí se los sabe de memoria. Ya no hay forma de leérselos porque no deja. Los recita antes que uno.

El otro trabajo también va ahí. Un poco más tranquilo el ritmo que al principio, pero bien. Es mucho lo que ayuda para salir de deudas. Mi cliente me confía cada vez más tareas de tipo administrativo y de negociación, lo cual le pone otro picante al asunto. Lidiar con proveedores, por ejemplo, me hace ejercitar otro tipo de vocabulario.

Ya compré mi guitarra. No sé si por ésta ser de mi propio bolsillo estará inmune a que mi papá quiera que se la preste (porque la de él se rompió) para nunca devolvérmela (como me pasó en varios cumpleaños de mi infancia). Bueno, también es cierto que le queda medio fregado pedírmela, por aquello de la distancia.

Es que me decidí. A hacer ruido. Algún sonido le tengo que sacar a esa vaina. Tengo más ganas de puntear que de tocar acordes, pero por ser el principio estoy decidido a hacerlo por donde toque. Mi papá me mandó unas partituras en formato electrónico. Sólo son 82.000 canciones, pero como él dice, me puedo entretener con las primeras 20.000. Las partituras pueden ser leídas por un software llamado Guitar Pro, que va tocando con uno, al ritmo que uno quiera, mostrando las teclas del piano o las cuerdas y trastes de la guitarra, combinando y mezclando tantos instrumentos como uno quiera. Literalmente, una nota!

En esta etapa de la inmigración creo que a lo que más me cuesta adaptarme es a la tranquilidad. Ese cuento de que siempre hay plata para pagar las facturas y de que el trabajo es estable, definitivamente no es de nuestra cultura.

4 capsulitas de temas que traigo entre el tintero desde hace un rato:

1. Universidad de Québec à Montréal. Programa de Ecología de la Facultad de Ciencias. Curso de Legislación Ambiental. Primera clase. El profesor le pide a uno de los estudiantes que por favor lea un texto (en francés). No profesor. Que pena, pero yo no sé leer en francés. Ok. No hay problema. Siguiente. Así son los países llenos de inmigrantes. Inmensa tolerancia con las dificultades de la lengua. No les queda de otra.

2. No me consta. Me llegó el chisme, pero parece cierto. Si usted está amarrado a una belleza de esas de contrato a 3 años, usted ya lo puede romper. Legislación reciente. El proveedor del servicio no le puede cobrar más de 50 dólares de multa, creo. Para que se averigüen.

3. Contrato de arrendamiento. Usted tiene todo el derecho de cederlo, si quiere. No es cuestión de si el propietario quiere o no. Usted puede. Todo lo que usted debe hacer es conseguirse a quien cederle y presentárselo al propietario, mediante los formularios apropiados. El propietario tiene un plazo de 15 días para estudiar al nuevo inquilino. Si no dice nada, aprobado. Si dice algo negativo, más le vale que sea serio porque uno tiene derecho a apelar esa decisión y de llevarlo ante la Regime de Logement, donde ellos pueden decir: “de malas, el inquilino nuevo sí sirve”.

4. Acaban de aprobar una ley en Québec para arreglar el tema de las escuelas pasarelas. La larga historia, corta. Si usted tiene los medios, puede meter a su hijo a una escuela privada en inglés. Pasados los 3 años, usted tiene el derecho de que su hijo pueda seguir asistiendo a la escuela pública en inglés. Interesante opción.

Les merece algún comentario lo dicho?

8 comentarios:

  1. No sabía que habías comenzado el tema ciudadanía: felicitaciones y suerte en el proceso.

    Lo de la ley esa nueva de Quebec... me encanta! Pero más me gusta pro que los pone locos a lso quebecos retorcidos! jajajaj

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:04 p. m.

    Con respecto a lo de la guitarra. es posible aprender a mi edad? tengo 31 y de joven toque un poco pero se me olvidó. La guitarra es mi instrumento favorito y quisiera retomarla para distraerme este invierno

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:08 a. m.

    Juan Diego me gustaría saber su comentario respecto a lo siguiente:

    En este momento me encuentro en Australia pero en proceso de emigrar a Canadá (ya hicimos los exámenes médicos). Inicialmente vamos a Toronto donde tengo un hermano viviendo allá. Mi esposa está mirando universidades para hacer una maestría en fisioterapia y una de ellas es la Mcgill.

    Mi pregunta es si es factible vivir en Montreal sin dominar el idioma francés? Lo digo porque mientras mi esposa estudia yo tendré que trabajar en lo que sea para pagar las necesidades básicas. Es posible encontrar trabajos sean calificados o no donde se hable solamente Inglés?

    Mi email es dasalcedo en msn punto com.

    Gracias

    Daniel

    ResponderEliminar
  4. Espero que a los 31 se pueda aprender a tocar guitarra, porque yo ya pasé por ahí hace ya una década!

    ResponderEliminar
  5. Hombre, JuanD, me alegra mucho que se te estén dando las cosas, y que no te puedas acostumbrar a esa tranquilidad, sin duda estamos muy acostumbrados en colombia a estar estresados por todo, corriendo para todo lado y a toda hora, enchicharronado y engrampao que llaman en la oficina, y pagando culebras a toda hora.

    Cuatro semanas de vacaciones? jajajajaja, que maravilla, un mes de vacaciones? pagas? eso acá en colombia es prácticamente anticonstitucional... jajajaja

    QUe bueno lo del contrato de arrendamiento, menos estrés, jeje, ha de ser difícil acostumbrarse enserio a que las cosas funcionen también para los menos beneficiados.

    ResponderEliminar
  6. Si amerita comentario! Tienes un papá muy bacano! Y además en mis planes está que mis hijos estudien en inglés porque lo que he visto con mis compñaeros de trabajo es que estudian toda su vida en francés y llegan al college sin saber escribir! eso no es solo un problema de immigrantes.... asi dominarian mejor los tres idiomas.

    ResponderEliminar
  7. Bumanguesa yo tengo una companera en mi curso de frances que es quebeca, lease bien, es quebeca, pero fue a la escuela en ingles y aunque habla frances perfecto, porque en su casa hablaban todo el tiempo en frances, y el profesor en la primera clase le dijo que ella para él era francofona, a mi me va mejor en la clase de gramatica que a ella, asi que te dejo la info para la reflexion ;)

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4:56 p. m.

    Bueno, igual en francés o inglés las escuelas son pésimas aquí en Québec, vienen mejor preparados académicamente los estudiantes de Colombia, lo único es que no se profundiza en Inglés como segunda lengua y eso hace perder competitividad...

    ResponderEliminar