sábado, octubre 27, 2007

El Complejo del Inmigrante

Sintomatología

El paciente tiene una tendencia fuerte a creer y a dar como ciertas e irrefutables, lo que él denomina verdades absolutas, y que resumiremos en las 2 siguientes premisas:

1. "Hablar otro idioma" significa que:

a) Yo entiendo y comprendo el 100% de lo que todos y absolutamente todos los nativos del país extranjero hablan, sin importar el medio a través del cual lo hagan: en persona, a través del teléfono, la radio o la televisión. Tampoco importan ni el nivel cultural ni la edad de las personas nativas. Yo entiendo el 100% de lo que hablan los jóvenes en la calle, las personas sin educación, los campesinos y por supuesto a la gente culta y con altos niveles de educación. No me es permitido pedirle nunca al interlocutor que repita, que use otras palabras para expresar la misma idea, que eventualmente use una tercera lengua, que haga dibujos, que se manifieste por escrito en un papel o por correo y ni siquiera que haga señas.

b) Yo hablo el otro idioma tal como lo hacen los nativos, casi sin ninguna diferencia con ellos. Es decir, al expresarme en forma oral yo no cometo errores (además porque no me son permitidos), hablo rápidamente y con acento, no tengo casi que pensar para poder hablar y conozco casi todo el vocabulario necesario para decir todo lo que sé decir en mi lengua materna.

2. Ante la obvia y evidente realidad de que yo NO satisfago los requisitos de la premisa 1) la solución consiste en:

a) Hacer más estudios de la otra lengua, sin importar que en mi país natal ya hice muchos, sin importar que en la documentación que presenté para mi proceso de inmigración dije que sabía suficiente del otro idioma, sin importar que incluso ya haya pasado una entrevista de cerca de una hora en ese otro idioma. Tampoco importa que durante esos estudios, generalmente quien aprende la otra lengua es el profesor, quien habla durante toda la clase, en la cual yo soy meramente un espectador pasivo. No es importante el hecho de que después de 1 o 2 años de estudios, las premisas 1) y 2) del primer apartado muy probablemente sigan siendo ciertas. No es relevante el hecho de que a diario, en la calle, buses, tiendas, bancos, escuelas y oficinas gubernamentales yo me comunique usando la otra lengua, porque eso no es hablar la otra lengua y además no es lo mismo hablar con la gente en la calle que hablar con las personas en las oficinas. Son dos cosas totalmente diferentes. No importa que tenga amigos o novios o amantes nativos con los que sólo me comunico en la otra lengua.

b) Cuando ya he finalizado todos los estudios de la otra lengua, no me queda más remedio que estudiar una tercera lengua, por si llegara a necesitarla.

Causas

El Complejo del Inmigrante es causado fundamentalmente por un sentimiento de inferioridad frente a la nueva nación, donde el paciente se imagina que él es el único en la situación y que no habrá ninguna tolerancia frente a sus deficiencias en la comunicación.

El paciente siente que las "maravillas" que el nuevo país ofrece están reservadas solamente para los nativos, sin importar que el país esté lleno de inmigrantes de todos los sitios del planeta y con todos los niveles de escolaridad, alfabetización y dominio de la lengua. Obviamente el paciente cree que él está en la escala más baja de estos niveles, en comparación con los demás inmigrantes.

Consecuencias

Sufrir del Complejo del Inmigrante hace que:

1) El paciente entre en un círculo vicioso en el que siente que cada vez es más cierta la premisa 1) y que por tanto debe seguir aplicando las técnicas de la premisa 2), evitando de esta manera que por ninguna razón, ni siquiera accidental, vaya a ocurrir lo único que no puede ocurrir y que contradictoriamente se supone era el objetivo e idea original del viaje: consiga un trabajo.

2) Si el riesgo consignado en la premisa anterior empieza a hacerse más elevado en sus probabilidades de ocurrencia, entonces el paciente empieza a hacer todo tipo de cursos para búsqueda de empleo, vueltas gubernamentales, que le impidan a toda costa que dicho riesgo se vuelva realidad.

3) El paciente empiece a sentir que no es feliz en el nuevo país, que ha sido engañado con las falsas promesas que le hicieron sobre sus posibilidades y que no logra las condiciones esperadas respecto de su profesión y estatus anterior, sin importar que apenas haya asistido a una o dos entrevistas en los últimos 6 meses y sin importar que en ninguna de ellas el entrevistador ni siquiera le haya manifestado, ni de cerca, que la razón para no contratarlo tiene relación alguna con las premisas 1) y 2) descritas en la sintomatología.

4) Simpáticamente, el paciente empieza a pensar, muchas veces, que la alternativa a este problema aparentemente irresoluble, consiste en emigrar a otra provincia del mismo país, donde seguramente sí podrá desempeñarse muy bien y probablemente ser millonario. El paciente siente que tiene todas las capacidades para ello (sin recordar que era el mismo sentimiento que tenía antes de viajar al país extranjero) y sin siquiera sospechar que lo más seguro, a su arribo a la nueva provincia, es que empezará a dar como ciertas las premisas 1) y 2) para la nueva provincia, iniciando nuevamente el ciclo (para la misma lengua, otra tercera o cuarta, no importa).

Tratamiento

Se ha demostrado, infortunadamente en muy contados casos, que el único tratamiento contra el complejo del inmigrante consiste en:

DEJAR DE SENTIR EL COMPLEJO DEL INMIGRANTE. PUNTO

Este tratamiento debe ser autoaplicado por el mismo paciente. No hay forma de que terceras personas puedan ayudar. El paciente debe usar todo su poder físico y mental para tomar consciencia de que tiene un complejo, y debe usar cuanto recurso tenga a su alcance para convencer a su consciente, subconsciente, inconscientes y todos los scientes, incluyendo huesos y músculos, de que es una realidad que sólo él puede cambiar.

Se vale el uso de todo tipo de artilugios, técnicas de meditación, milagros, promesas y ayudas: religiosas, espirituales, de santos, imágenes, fetiches, boy scouts o dioses que puedan contribuir con la aplicación del tratamiento.

Efectos colaterales del tratamiento

Infortunadamente, y debido a que nada es perfecto en la vida, la aplicación del tratamiento contra el Complejo del Inmigrante, puede traer algunos efectos colaterales, no siempre indeseables:

1) En muchos casos, cuando el paciente deja de sentir la sintomatología del Complejo del Inmigrante, encuentra que tiene la oportunidad, y lo mejor, no encuentra impedimento alguno, de hacer aquello que se supone desde un comienzo iba a hacer en el país extranjero: buscar trabajo.

2) Se ha encontrado una correlación directa que demuestra que como una consecuencia del efecto 1), y teniendo en cuenta el hecho de que si dicho efecto se produce de manera sistemática, constante, permanente, dedicada y como única y exclusiva actividad del paciente en horas hábiles, se producen llamados a entrevistas de trabajo. Obviamente si el efecto 1) obedece a posiciones en las áreas de experiencia, y de conformidad con la profesión del paciente, la correlación también demuestra que las entrevistas son para posiciones en dichas áreas. No limpiando oficinas, ni empacando pescados (excepto, claro está, cuando las áreas de experiencia y profesión del paciente corresponden precisamente a la limpieza de oficinas o al empaque de peces muertos para el consumo humano).

3) Infortunadamente, en muchos casos los efectos 1) y 2) traen consigo otro efecto que para el paciente enfermo es indeseable, pero que resulta bueno para el paciente curado: algunas empresas le llaman a segundas entrevistas, pruebas técnicas y psicológicas y verificación de referencias.

4) Cuando ya el paciente se empieza a acostumbrar a las dolencias causadas por los efectos 1), 2) y 3) del presente apartado, súbitamente ocurre un hecho que aparentemente de manera milagrosa los hace desaparecer, pero que resulta ser el 4) efecto inevitable en todo paciente curado: lo aceptan en alguna de las empresas a las que asistió y consigue así un trabajo.

5) Irónicamente, un efecto colateral final y que se percibe sólo al cabo del tiempo, y luego de innumerables horas, días y meses de trabajo, de interacciones con jefes y colegas de trabajo, de reportes, emails, y reuniones, y que resulta contradictoria en especial cuando se le contrasta con las premisas 1) y 2) de la sintomatología es:

El paciente empieza realmente a aprender la otra lengua.

(Sólo al cabo de 10, 15 o 20 años, el paciente podrá descubrir que de todas maneras las premisas 1) y 2) nunca serán ciertas, ni siquiera para la gente nativa del país extraño, ni siquiera para él mismo en su lengua materna).

13 comentarios:

  1. Anónimo7:33 p. m.

    muy bueno
    tu lo escribiste?
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:54 p. m.

    HOLA, QUERIA DECIRTE QUE ME GUSTO MUCHO LA DESCRIPCION CLINICA DEL COMPLEJO DEL INMIGRANTE, TE ESTAS VOLVIENDO TODO UN MEDICO, SON MUCHAS VERDADES QUE A VECES NOS CUESTA ACEPTAR PERO QUE GRACIAS A PERSONAS COMO TU PODEMOS SUPERAR,ME GUSTARIA PODER ESCRIBIR COMO TU PERO TENGO EL COMPLEJO DEL ESCRITOR JAJAJA, NO MENTIRAS, MUCHAS SALUDES DEL CUBANO (COSTENO CHIVIADO) QUE CUANDO VA A VOLVER CON SUS AMIGOTES COLOMBIANOS JAJAJA. ATT CACHETES Y MAURICIO

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno.

    Me da colera, pero me veo reflejado totalmente por la descripcion que haces. Que malas desiciones se tomaron en otro momento, mientras tanto llevo casi 2 años en Canada, y sigo estudiando el idioma! Increible, pero cierto.

    Gracias, por decirnos las verdades aunque duelan.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:07 a. m.

    Hola Juan Diego,

    Soy uno de los lectores de tu blog, he seguido tu historia desde el principio y te cuento que me sirvió de mucho, gracias a tu historia pude evitar errores que se cometen por desconicimiento.

    Te escribo para darte las gracias, me alegra que todo te este saliendo tan bien ya que esto que tu haces le sirve a muchas personas y esa es una manera de obtener la recompenza por todo el tiempo y dedicación de tu parte en tomarte la molestia de escribir tu propia experiencia sin ningun misterio y de la manera mas desinteresada. Me gustaría algún día conocerte en persona y darte las gracias.

    Ya estoy en montreal y nada se me ha hecho extraño pues parece que ya lo conocía gracias a tu forma de describir todo.

    De nuevo mil gracias y ojalá un día te pueda ver en persona.

    Cordialmente,

    Felipe T.

    ResponderEliminar
  5. Excelente, vengo por recomendación de Juan Francisco.

    Te estoy poniendo en mi blogroll, hace falta leer más de estos mensajes con reflexiones y análisis crítico.

    Pienso que tenés mucha razón por un lado. Por otro, si tienes poco nivel de lengua, aprender dos idiomas al mismo tiempo y hablar español en casa no ayuda: más que complejo es un desafío real que lleva tiempo y mayor esfuerzo, sumandolos a todo lo que se viene haciendo.

    En resumen, las circunstancias y necesidades de comunicación de cada uno pueden hacer cambiar las conclusiones. No todos los pacientes son iguales, pero el enfoque del complejo es muy lúcido. Quizás solo sea más bien una etapa de transición hasta sentir el nuevo país como propio...

    ResponderEliminar
  6. También habría que analizar en qué medida el supuesto complejo es en realidad inducido por los quebequenses autodenominados "pura lana" que te hacen sentir extranjero.

    ResponderEliminar
  7. Pereiranos al Canadá

    Me reconoci un poco. Que bien que la solución al problemilla este en mis manos

    ResponderEliminar
  8. Any la loca3:05 p. m.

    Put..la guev....Parece que me conoces de otra vida!!...y eso que no estoy en canada!..JAJAJA...muy bueno...

    ResponderEliminar
  9. Carrefour de Liaison et d'Aide Multi-ethnique10:17 p. m.

    Hola mi nombre es Miguel de la Fuente, trabajo par aun organismo comuniatrio dependiente del Ministerio de l'immagration Québec su articulos es muy bueno y es una buena lectura para los immigrants que vienen llegando me gustaria mucho que sontactara conmigo y que formara parte de nuestro équipo de voluntarios en groupo google que estamso formando

    m_delafuente_p@hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Hola Juan diego, soy cubano recién llegado a Montréal, una vez que comencé a leer tu artículo pude reconocer en mi los síntomas del Complejo del Inmigrante, coíncido contigo en que la solución al problema está en armarse de valor por cualquier vía y comenzar a interactuar con las personas en la calle, si no entienden allá ellos. Claro al final todo resultará en que se alcanzará el conocimiento de la lengua necesario para progresar en este país, razón por la cual casi todos nosotros emigramos.
    Saludos y gracias. Armando

    ResponderEliminar
  11. Gracias Doctor ahora sé que dolencia tenía y puedo ver que estoy casi curada, me llevó unos añitos y nen mi casa era la única con el complejo por eso me tuvieron paciencia hasta que mejoré

    ResponderEliminar
  12. La migración como catalizadora de procesos de transformación interior.

    https://sites.google.com/site/psicoterapiajungbogota/-quien-acude-a-una-psicoterapia/la-migracion-como-catalizadora-de-procesos-de-transformacion-interior

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recomiendo con entusiasmo el artículo que presenta Daniel en su enlace. Excelente!

      Eliminar