miércoles, junio 06, 2007

Fuera de línea

Son casi las 9 de la noche, o de la tarde, porque aún hay luz del sol. Les escribo fuera de línea porque no tengo Internet en mi casa. Y para no desjuiciarme mucho con esto del blog.

Ya llevo casi un par de semanas acá. En Greenfield Park. No. No es otra ciudad. Es como si usted viviera en Barranquilla y decidiera que se quiere ir a vivir al eje cafetero. Y entonces le pregunta a un paisa de por allá: Oiga, cómo es vivir en Dosquebradas? Pues la misma vaina que en Pereira. Greenfield Park es como un barrio de Montreal, igual que Longueil, Bucherville, Brossard, Laval, etc.

Mucha gente dice que es muy lejos. Yo digo que sí. Que es lejos, igual que todos los demás sitios del mundo. Es lejos de las cosas que quedan lejos. Pero afortunadamente es cerca de las que quedan cerca. Igual que su casa. O no? Por aquí hay bancos, droguerías, oficinas del gobierno. Otra cosa es si quiero ir a la Biblioteca Nacional. Pues claro. Ahí si me toca ir al Centre-Ville. 15 minutos en bus más otros 4 en metro. Uf. 19! Pero si a ustedes se les antoja ir al Parque Nacional del Café en Montenegro, Quindío, qué? Ah. Vieron? Ustedes también viven lejos.

Me vine a vivir por acá porque es bonito, porque es un poco más barato y además por vivir cerca de mis amigos Miguel y Ana María, que aparte de que los quiero mucho y la paso muy bueno con ellos, se ofrecieron para un medio camello que es el de ayudarme a cuidar las nenas ahora que vienen en vacaciones. Les voy a quedar debiendo el cielo y un poco más.

Está lloviendo. Lo más de bueno. Poquito, pero alcanza a hacer ruido sobre las ventanas, como me gusta. Mi vista es hacia el patio de un colegio. Claro que ahora me la está tapando una colcha vieja que me dejaron y que lavé y la tengo secando en el balcón.

Les quiero contar sobre las cosas que no son como deberían ser y las que son más de lo que deberían ser. Por ejemplo el arroz. Aunque en la bolsa diga riz, no se coman ese cuento. Eso no es arroz. Yo soy experto preparándolo. Pregúntenle a los que han comido. Pues el que acabo de hacer, por no pecar es que me lo como. Y pa’ colmo hice como para una semana. Yo no entiendo.

Empecemos con el problema de los fogones. Son eléctricos, pero por estar más cerca del polo norte, pues calientan más. Es lo que llaman efecto invernadero. O el de los gases efecto de sierra y la globalización y el TLC. Uribe, para joderlo a uno, hasta por acá.

No. En serio. Qué berracos pa’ calentar. Entonces, si uno no tiene el hogao listo (con hache? A ver si saltan los ortográficos de siempre!), pues entonces ahí se le va quemando a uno la olla. Claro que no como la sartencita que me compré en dolarama. Todo a dólar. No fue sino ponerla en el fogón para que empezara a oler a caucho quemado.

Volviendo con el fogón, pues no entiendo como fue que el arroz casi no se seca, pero en cambio el ajito y las cebollas sí se iban quemando. Tampoco entiendo a las papas. Que (iba a decir una palabra fea, pero no estoy seguro de las edades de la audiencia) tan duras. Eso sí son papas duras. Pues casi me bajo un dedo solo tratándolas de partir. Claro que el cuchillo también era dolarama. Lo de dolarama debe ser por el dolor que le causa a uno ver su platica irse por la alcantarilla. Un mug venía roto. Con un roto que ni se le veía. Simplemente se le echaba café y el (otra vez la palabra) se salía como sudando. Y uno limpie. Eh, pero que reguerito el que armé! Y era el (ya saben la palabra) pocillo.

Ahí tengo sudado pa’ llevar mañana para la oficina. Y para la comida. Y probablemente para el desayuno de pasado. Es que compre mucha carne. Uno soltero no se mide. Y yo que no sé calcular. Entonces la carne, mejor antes del 4 de junio. La otra carne, la de cerdo, que pa’l 6 y el pollo pa’l 10. Cuando ustedes estén leyendo esto, yo ya seré un exgordito y me habré convertido en un gordo. (Así dice una amiga mía)

Vacano el banco. Vaca no. Banco. Pues yo me había quejado porque me parecía el colmo, en el primer mundo, en medio de la pura civilización, que un cheque se demorara 5 días hábiles para hacer canje. Recuerden que todos son cruzados. Pues el banco me concedió un crédito (así lo llaman ellos) de 1.000 dólares para los depósitos. Eso se suponía que significaba que si consignaba menos de esa cantidad, estaría disponible de inmediato. Si consignaba más, pues 2 días hábiles. Y preciso mi cheque del sueldo es como de 1.001 dólares. No les parece que soy muy de malas?

Pues no. Me bajé del bus en el banco. Deposité el cheque por cajero automático (ni de riesgos hacer filas, no se usa, incluso el efectivo se puede consignar así). En el recibo que me dio, pues qué sorpresa. Los 1.000 dólares disponibles. Y el dólar faltante… pues en canje. Muy vacano! Eso sí es crédito. Sobre todo porque el cheque no me lo recibió ningún ser humano. Así que perfectamente el sobre podría ir vacío. Claro que creo que con 1.000 dólares no alcanzo a llegar a Colombia y de todas maneas me extraditarían.

Mi jefe inmediato sí que tiene sus díitas. A veces muy simpático. Pero generalmente, que (otra vez la palabra, me va a tocar confesarme el domingo). Al medio día, cuando me tenía al trote y vió que le estaba dando con todo, me dice: “calm down”. Y yo, pues Ok. Mentiras. Le seguí dando con todo. Así soy yo. Y el hombre no me alcanza a dar una orden cuando tiene engatilladas otras 3. Y estoy tratando de terminar la primera y me pregunta que por qué no funciona lo que se supone que debe funcionar cuando termine la 3 o 4ª cosa, apenas en lista. Calm down! Al final de la tarde ya estaba hablando fuertecito y preguntando por alguna cosa que aparentemente era prioridad. Y uno como se supone que sabe qué es prioritario si lo único que hace es disparar órdenes a la lata.

Tengo ganas de hablarle mañana sobre el asunto. Es mejor que quede claro que el asunto no me gustó y que seguro podemos trabajar mejor si nos organizamos y fijamos prioridades y demás.

Yo sé que es un tiempo de estrés por lo que estamos en medio de una dead line, pero igual el trato es el trato. Seguro que después se me malacostumbra y es pa’ pior.

Tengo una manía. A medida que escribo, me devuelvo y releo. Menos mal, porque a veces pierdo el hilo.

Les iba contar de las cosas que son buenas, así como lo vacano del banco. La carne. No hay forma de comprarla mala. La carne, acá, es perfecta. De lo que sea. Yo, por ejemplo, no como carne gorda. No me gusta. Pero cuando digo no gorda me refiero a extra pulpa. Todo de color rojo, nada medio amarillo o blanco. Pero acá, me como la que me sirvan. Es deliciosa y de calidad inmejorable. Como será de buena, que aunque el sudado me quedó horrible, la carne no. El consuelo.

Bueno. 9 y 34. Que no digan que no les dedico su ratico. El Internet, espero que el jueves, junto con la TV y el teléfono.

Ahora, a descansar que mañana es otro día.

8 comentarios:

  1. El arroz...depronto es que es arroz "jasmin" y la proporcion es de 1.5 tasas de agua por cada tasa de arroz, si lo hace con la proporcion de "2x1" nunca seca bien. No pretendo cuestionar sus dotes "arroceros" pero yo sufri de ese problema.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:11 a. m.

    Señor:
    El error que hizo saltar el ortográfico no fue el hogao, sino la "sartensita".
    Evite saltar de la sartencita al fuego.
    Gracias por compartir sus experiencias

    ResponderEliminar
  3. Hombre, lo del arroz y las papas si es cierto y mucho, ademas que las papas son redulces, luego de probar muchos arroces (por que hay muchos) hay una marca que se llama "Cedar" el de grano alargado, (hay 2 diferentes)ese seca bien y es rico esponjadito, lo consigue muy pocas veces en walmart o si por alla hay en Adonis. Uno viviendo solo todo le alcanza para rato.

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    Excelente el relato.....
    Gracias por compartir las experiencias.
    Saludos,
    IRUIZ

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:37 p. m.

    Oiga,
    Comprese una Olla arrocera, que la venden en $35 en el Home Depot que queda en Tascheraou o en Canadian Tire, que tambien queda cerca.
    Une le pone 1 taza de arroz, 1 1/2 de agua, un poco de sal, cierra la olla, apreta el botonsito y se olvida del asunto, se apaga sola y se mantiene en fuego lento para dejar el arroz seco y rico. No mas problemas.

    Yo vivo en Brossard,

    saluds

    ResponderEliminar
  6. Pereirano, mi amigo... Le dejo algo:

    Estimado amigo/amiga blogger... Ud. ha sido seleccionado para jugar al fascinante juego llamado "Escriba 8 boludeces sobre Ud. mismo y pásele la pelota a otro" Es el nuevo juego de moda en Internet y el weblog que no participa es un cagón!

    Bases y condiciones AQUI!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:50 a. m.

    Respecto a lo de que todos los cheques son cruzados, te cuento que a mi me han llegado hasta el momento 4 cheques del gobierno, y todos los he cambiado por ventanilla. Entonces, no todos son cruzados.

    ResponderEliminar
  8. Maryit y Felipe6:50 a. m.

    Que entretenido es leerte, gracias por todos los tips que nos vas dando, ojalá lo del arroz sea la marca como dicen por ahi en un comentario porque sino no aguanta el mismo arroz maluco a toda hora, cuando pruebes diferentes marcas nos vas contando si?

    Saludos.

    Maryit y Felipe

    ResponderEliminar